sábado, 15 de junio de 2019

Pretérito para olvidar, precoz para que sangre su blancura,
y las manos uncidas abscisas, improbables,
ni el vértigo ni la inmovilidad son válidos
excepto para la prisión última del trance, del eco y de la
                                                                                           [inconsciencia,
el poeta atraviesa una mañana crujiente, "cada rama duda",
de pronto se ofrece, de pronto se enciende hacia una arista, se
                                                                                                        [enroca,
solo la boca del suculento perfume de la espalda ciñe
una luz arcana, solo el ojo de murmullo ciego
puede conceder una llama de racimos y acantilados.

Pero cuando los demás hombres, incluso el extranjero de hígado lento,
el nativo que sueña metalurgia, el voyeur y el paralítico de hebras que se hunden
se impulsan en las trenzas del extravío, y amortajan al nómada y al sedentario,
solo el poeta se rubrica carbunclo, y en la herida oculta
nudos delirantes de antepasados que humillan o transitan
                                                                                                 [ebrios;
y para el silencio prescinden la hora más tardía.

                                              15-junio-2019

jueves, 30 de mayo de 2019

Rehén que acallas el azar,
y te olvidas del sarmiento de quien tirita ante la barbarie
                                                                            tanto como tú,
es préstamo de los duros acantilados sostenerse en el erial de los nombres,
aunque no puedas sostenerte a través de los años;
la noche no oculta otro odio que una espina ciega casi inexistente.
Las antorchas se ahogan en incertidumbre, cada una con niebla de abeja
                                                                                                     ruín en las fuerzas,
resignadas como la palabra, en trance;
la disolución, sin embargo, no es el timbre más coercitivo del aire;
el aire es un predador, violento a la hora de retorcer un silencio inútil.
Hay muchos, incluido tú, que hablaron con esa dejadez,
cuya mueca ya no es ajada; las mujeres ya no los embridan,
porque su escritura se ha denigrado:
los suicidas destituyen sus horas, ignorantes de estar exiliando
                                                                                             una mortaja,
y se arrastran boqueando con dificultad, la tristeza de las bocas
se agita hacia lo invisible como dentelladas de pintura salvaje, como si
                                                                                                   el infinito no doliera.
El misterio traspasa los cerrojos en penumbra, suntuosos tras
                                                                                              enigmas de inquietud,
y se deshace drásticamente mientras la sangre va y viene perenne
                                                                                                   entre las sombras;
la fiebre absorbe la savia lúbrica como orillas, desgajando náuseas,
el grito del polvo extravía el badajo de las campanas, batiéndose
                                                                                                              bajo ellas;
y el frío, tras los ramajes del sueño y el aliento de la diáspora,
lucha como de costumbre, como si no tuviera ese abismo en el que
                                                     lo que se omite será enterrado sin justicia
y cuyo expiar y redimirse nada le deben al tiempo y a la vida.

                                             30-mayo-2019

martes, 7 de mayo de 2019

En la náusea fácil muerde la sed,
con los labios cruzados por la ebriedad del dolor,
iguales a un imposible silencio que la niebla hubiera detonado;
el insomnio de la tierra, el relámpago abandonado,
la respuesta de la nieve y el ansia de la palabra
no podrían vengar en su culpa sencilla un eco incompleto:
la ataraxia de Cristo
desplaza lentamente a la tundra de voces
y sus pulmones mueren con un lejano estruendo.

jueves, 2 de mayo de 2019

En esta ciudad invertebrada, los árboles lentos como
                    niebla,
se apoyan largamente
en fríos puentes de músculos graves;
en todo el país, desde el albergue de más obscena noche,
hasta la más negra procesión de escaparates,
de insomnes cadáveres madurados dolorosamente en
     rejas de derrota,
y hasta los fumaderos de lúcidas lunas que pulsan la
     belleza de los crímenes,
y los marchitos tejados de escarcha virgen
donde a veces un sol suicida vuelca, 
                                                    como un carnaval narcótico,
en una nostalgia mendiga de corbatas;
en este asfalto de tantos cuchillos extraños
se derrama prematuro el tacto del tiempo.

                                 2-mayo-2019

miércoles, 1 de mayo de 2019

4r

La mujer danza invadida. El ojo reposa en los venenos
y atraviesa el arco extraviado de los vientos
que se apagan tan cárdenos como para devastar el 
                                              cuerpo del regreso del silencio.

Descubren el rumor ahora, junto a la salvaje y húmeda noche.
Casi todos andan las horas. Uno puede pensar la bondad y
                                                                               escuchar las flores
y advertir cómo arde ajena la piedra.

Pocas veces anego las arterias. Pero hoy acojo todos los himnos,
entre grandes puertas con bocas sedientas.
Puertas que calladamente han hendido a mis pies la luz.

                                         1-mayo-2019
Eres bisagra definida con sangre tras interrumpir el habla,
mes lento con rostro niño como vibrar de alas en el sexo,
tiempo tranquilo como labios, hondos y cegadores.
Con el aire en algún mar de la tierra como esas
grietas comunes de dolor que esperan bajo la escalera del
                                                                                                   agua.
Hogar de consumación, hogar de lluvia altiva,
caricia imperfecta y dulce y mínima como la
llaga despierta umbral y color toda
monotonía necesaria en la memoria y nombre impronunciable en el
                                                                                                                   vientre,
y en el claustro de la pena una llama única
verdadera y titilante, y en ella
la araña de la ebriedad,
desnuda, vertebrando tu blancura que arde como
                                                                            la sombra de la palabra.

                                    1-mayo-2019

sábado, 27 de abril de 2019

En ocasiones alojas la mujer como esta luz tan íntima,
un restallar de labios de lejanas huellas,
una fiebre suplicante, un páramo atónito,
un vendaval de peces o estribaciones que no hay panal que le extrañe el baile
ni alumbrar de trincheras donde ascender su niebla.

Avanzan tus manos hacia esta tibia asfixia
como hacia unas cenizas que se hielan.
El rito es insumisión, desobediente la majestad,
mientras la música de lo oculto
desprende más agua, más agua, para aliviar lo incierto.

Y lo incierto es un títere doliéndose en la caverna,
en la exacta grieta donde suele la herida reverberar
     su eco,
donde acechan ebrios los ojos sin edad,
donde se enciende la piedra y aletarga su resina de placer expiado,
sus hebras de viento y sangre.

La mujer es un verano que la soledad enmudece,
el grito de un insomne que se pausa de vida
sin más hora ni reloj que el polvo del tiempo.

                              26-abril-2019