martes, 5 de febrero de 2019

A estos ojos de tabaco y noches azules
los ha estrangulado un sino firme, templado,
que hace que las cruces gamadas cierren ebrias su horror
y los vinos insomnes se resignen y nos remachen con imbécil beneficio
injertando la flor incompleta de palabras.
Ahora es cualquiera y los dientes se han abierto al vientre con sus sombras
                                                                                                          [inquisitivas
para captar el hambre,
el caballo que llora sobre sus cicatrices.
Jamás he impulsado los metales en esta llanura donde los gritos
                                                                                             [despiertan la sed
en las cenizas bárbaras 
y exanguinan su música con las manos enloquecidas. 
Avanzo hacia tus estratos remotos por los nervios sobrios que la luz conjura en
                                                                                                                                 [mis pies.
Está el reloj demasiado tiempo sobre la escopeta. 
En su cristal la profilaxis es sumisa y sobria. Pero sus agujas 
se desaguan ya, hace días sin la carestía del esperma. 
Y el camino, el camino donde habitan merodeadores y siglos
avanza a refugiarse en el silencio. Es verdad que los arroyos articulan ahora 
excedentes del hombre. Aunque apenas 
yo los vea construirse tan faltos de mí, de mi excavadura, 
de mi coágulo orbital 
que siempre se reserva, como la horca, las alegres uñas de la 
pólvora.

No hay comentarios:

Publicar un comentario