domingo, 23 de julio de 2017

Las larvas de la nada
hacen su trabajo
alimentándose de ese cuerpo
que fue vida, memoria y tiempo.

Las larvas de la nada,
caligrafía de la muerte,
jamás evitan
la humillación de ser.

Las larvas de la nada
abandonan los vestigios
cuando sopla
el viento del norte
y la parálisis penetra
la noche y el silencio.

              22-julio-2017