jueves, 27 de julio de 2017

De la colilla cuyo aire había sido extinguido
al tiempo de los relojes que se pararon bajo tierra
solo un silencio de azufre y violencia
alimentó las lágrimas
que pendían de los árboles
como un arma en la boca de un suicida.

                     27-julio-2017

Fuente : karpotikos.blogspot.com.es