lunes, 8 de mayo de 2017

Tu falda plisada
     y la fría piedra
armazón del tedio.
El incienso que aromara
     el embuste
y las manos
durante el amén
pellizcando las pantorrillas.

Hubo una luna que estacionó
en tus ojos un viento viejo,
horas de agua
                          espectadoras
del auxilio,
                    calles absurdas
como árboles sin soga,
                                         y
un patio interior
                              a finales de verano
que todavía guarda
                                   nuestro silencio.

Soy el lunático
que susurra sus secretos
donde las pupilas de la noche
estrujan la tiza de los encerados.

                  8-mayo-2017