viernes, 26 de mayo de 2017

Dicen las arenas que bajo mi lengua se demoran
que a tu boca acudirá el mar iletrado,
el ciego que acecha estremecido por la luz,
el escorzo desvelado de los sexos dolientes.

Dicen las pupilas allá tras las montañas
que en el corazón de la tierra arribó
un fantasma extenuado,
solitario en la patria de su ataúd,
perdido de tanto amar el celo del exilio.

Dice el hielo que define nuestro silencio
el último cigarro
lo fumaremos
cuando las abejas vuelvan a casa
y podamos conversar con la ilusión del tiempo roto.

                              26-mayo-2017

lunes, 15 de mayo de 2017

En los anaqueles vacíos del cuerpo
apenas queda una gasa
y algo de silencio. Las huellas
que los testigos del exilio
dejaron aquí y allá antes
de partir
                y un pequeño reloj
cuyas agujas participan
del engranaje perfecto con la soledad.

                   15-mayo-2017

lunes, 8 de mayo de 2017

Tu falda plisada
     y la fría piedra
armazón del tedio.
El incienso que aromara
     el embuste
y las manos
durante el amén
pellizcando las pantorrillas.

Hubo una luna que estacionó
en tus ojos un viento viejo,
horas de agua
                          espectadoras
del auxilio,
                    calles absurdas
como árboles sin soga,
                                         y
un patio interior
                              a finales de verano
que todavía guarda
                                   nuestro silencio.

Soy el lunático
que susurra sus secretos
donde las pupilas de la noche
estrujan la tiza de los encerados.

                  8-mayo-2017