jueves, 15 de diciembre de 2016

Suena entre tus piernas The man who sold the world
y la náusea es una perinola abandonada
     entre tu cuerpo y el mío.

Fuera una paloma se estrella contra la ventana.
Deja la marca de las alas en el cristal.
Tras el golpe el silencio es una isla rodeada de llagas
     por todas partes.

A veces cuesta subir el uno sobre el otro.
Solo agarrándome a tu tímpano no me ruborizo.

Mañana ambos seremos enterradores.
Ocultaremos en las mortajas la edad usurpada,
los ojos turbios que dejamos en las cloacas de la droga.

A partir de ahora el invierno volverá a ser
un festín guiado por las llamas,
el pezón contradictorio de los tojos,
un óvulo en la greca del calendario,
la última lágrima de la sierpe
sobre el cuello estrangulado de la piedra.

                       15-diciembre-2016