lunes, 21 de noviembre de 2016

Vives de las ruinas de la pureza cuando lo ya aprehendido
     renuncia detenerse
y golpea atravesando con brío la última
     oscuridad.
                        Te perdiste en tenues sombras
desahuciado por la hostilidad del tedio.
Aún ahora no comprendes el feliz latido del anonimato.

¿No pensarás que te increpo?
                                                     Tú eres incertidumbre
y en tus fetiches te proteges de la custodia del enigma.

A tientas resulta extraño extraviarse cuando es
     inútil la melodía del tiempo
y otros han hollado la amarga inmensidad de lo indecible.

No te liberes. Intenta huir con las cadenas. Tienes
     ante ti el oportuno ensueño de las cenizas,
la revelación intacta...


     En lo que callas arrastras una
erosión como de silencio
     penetrando la piedra.

                                   21-noviembre-2016