martes, 8 de noviembre de 2016

Renazco entre tus muslos
mientras dibujas los párpados del exterminio.
Varias mujeres de oscura belleza
masturban oraciones bajo la luz de la razón.

Deshacen mi sangre, estallan el cuerpo
     del silencio, ebullen atraídas por el
     azufre de los géiseres.

Tienen la expresión de una úlcera en el cielo,
de un pezón afilado que penetra la forma afilada,
de un desierto absorto en la nieve
que crea los relieves de las nubes difuntas,
de una sonámbula piedra cuyo único
atavío estremece los pantanos de la conciencia.

                         8-noviembre-2016