jueves, 3 de noviembre de 2016

La muerte es mostrar que se ha hallado
la lengua de los párpados en el tuétano del puente; que los
                                                                                  [labios
engrilletados al ansia del nómada,
equivocaron su diagonal y su vértice,
la aritmética adúltera que los hacía prácticos.
La muerte es obstruir la saliva
para renovar las glándulas del relámpago, y abrir
uno tras otro los vasomotores de sus raíces,
mientras el albedrío se desangra
por los reventados huesos del crepúsculo.

                         3-noviembre-2016