viernes, 14 de octubre de 2016

                                        HEROÍNA

Te adentras entre grietas de oscuridad
como yo entre mis noches,
su indeleble sustancia disuelta en signos.

Aceptas lo ausente, lo iniciático, lo mermado,
igual que yo intuyo a mi ansia, como si la luz
fuese un féretro del silencio.

Proyectas sus líneas hacia el tránsito, yo viajo
     hacia el naufragio
de su insaciable sed de desierto, de este insomnio
al que visto como tú vistes tus insomnios.

Se deslía y tú todavía la adviertes. El vacío
se vuelve glaciar para el tiempo,
para los espacios prisioneros en la piedra.

Accedemos a ella, perpetuando
     su tenaz
inmensidad en el cuerpo, asumiendo su inmóvil
     estatura,
quebrando el ebrio escozor de las espirales.

Accedemos; nuestras largas cabelleras
cruzadas como urdimbre de súbita materia:
luchamos; las espadas en alto
y la gris jeringuilla de la derrota sobre la cama.

                             14-octubre-2016