martes, 27 de septiembre de 2016

                        EJERCICIO PARA FORTALECER LA PELVIS
                        Y QUE TU AMOR DESGRAVE A HACIENDA

Tuve una verdad entrañable en las venas,
en las lágrimas que sonaban a avispero en las calles;
he sido voz de las sombras, de furtivos vientos,
ofrecí mi verdad a colores que precipita el olor de la luz,
a mares agresivos, a corazones fluviales como el
     que arrastraba por Vigo
hacia donde guardaba el turbión de los relámpagos
                                                                               [de una ciudad
más feroz que los besos.
He portado una verdad secreta en los silencios y las
                                                                                        [soledades
     donde dormí;
me atraviesan paisajes que confundieron mi templanza,
cuerpos húmedos que no pude sospechar y ahora desnudo.
He sido red de algunas caricias, de algunas tersas nucas
     inocentes,
de manos que sostenían tiempo en alas y sinfonías,
en ventanas de humo indecible,
y mantuvieron muros de tristeza hoy derribados por la
     noche.
Ofrecí mi verdad a una buhardilla rubricada de distancia,
a horas de ansia dentada como puñales de caza
que todavía acechan en algunos soportales;
he abrazado el naufragio de los desiertos, de los incontenibles
                                                                                            [émbolos
en la asfixia del coraje;
continúo impregnado aún de mis pausas vertiginosas,
de formas que pensé, de movimientos serenos,
de palabras interminables, de ramajes de fiebre,
desplegados por una densa eclosión, genesiaca, en mi
                                                                                          [ámbito de
     sosiego.
De las lentas balconadas, de la forja de los
     ángulos:
verdad jamás hendida que las huellas van erosionando,
pero que renace cada vez que las estaciones devuelven
un mirlo, un adiós olvidado, un nombre que titila,
un fragmento de afán, el indicio del azmilcle de una
     fragancia,
el vientre de un invierno que me invadió,
cualquier cosa que impulsa
aquello que soy hacia aquello que soy
                                                         [únicamente verdadero.

                         27-septiembre-2016