jueves, 29 de septiembre de 2016

          Debes recoger todas tus cosas.
Ni siquiera las costuras advierten tanto dolor. Solo tus heridas
                                                                                                 [abiertas
donde conciencia es un carruaje sin rumbo, donde vida escucha
                                                                                                 [tiempo
para liberar un desgarro. Lo piensa
la única cicatriz de estos bucles
que el silencio no olvida, que solo colapsa
como arenas la esclusa. Es la inflexión
de mirar que los residuos no registran márgenes. Es la realidad
y el mudo rastro. Son las texturas
ebrias de esta huella ritual que nos limita
de llanto y no nos alcanza
penetrar hondo la carga, y sí lo oscuro. Apartamos,
como las espinas que también nos rasgan los dedos,
la errónea sentencia. Y un automatismo
nos demacra totalmente, nos muestra
que muy lejos de la verdad está la raíz, que la virtud
se arrastra empeñando las distancias que rompemos al caminar,
y ya no nutren de savia ni de paz. Ahora porta tú este repentino
poniente, esta alta esvástica, y torsiona
el metal que desentierre el eco, pero no derroches
con furia las fuerzas, y fluye tranquilo
hacia el mal y sus pasiones.

                                 29-septiembre-2016