miércoles, 3 de agosto de 2016

El espectro de la muerte, vigilante sobre su víctima,
inspecciona sedicioso bajo una ley
de controversias. La red de memoria, ingrata se despliega
tenazmente sobre nuestro cuerpo.
Las fauces del espectro expedicionan entre las agónicas
úlceras y pústulas de esa soledad exigua.

Y así también él aviva
más controversia contra la fría luz, no cesa
hasta que el haz de su apetito engulle
toda la savia del misterio último.
Siempre carga sus capturas de un día tras otro en el
                                                                    [enjambre mortal,
sin temor alguno, con el preciso tránsito del tiempo
                                                                  [tallado a su absoluto.

                          3-agosto-2016