lunes, 1 de agosto de 2016

El cuerpo atrapa a la noche y la muda mortaja se agarra,
     se ciñe a la oscuridad, a los densos limos,
guarda todas las sombras y parasita en los vértices,
     aúlla en los vértices que ciega la última luz.

Formándose están las larvas con el raudo susurro de la
                                                                           [tierra por alimento,
     aparecen en todas las direcciones con boca regia y sencilla.
Hacia uno u otro lugar danzan por la inaudita oscuridad,
     crujen las horas como la negra cabellera de un loco.

Los primeros hedores contemplan a una carroña, inerme,
     habita en la memoria, principio natural;
las manos de la vida la someten pausadamente
     insensibles para el prodigio del nuevo aliento.

Las cercanas larvas cómplices con el habla de los cuerpos,
     inmisericordes con el tiempo de las arenas de un vasto
                                                                                   [silencio puro;
animadas larvas, como la crisálida cenit, en plenitud del
                                                                                 [tránsito, justas
     guías con la red del abismo tan súbitamente atravesado.

                                 1-agosto-2016