domingo, 3 de julio de 2016

                    "EN BUSCA DE LA VERDAD

     A pie se va despacio
se va despacio.

     Rodeos detenciones miradas al soslayo

miedo
a chocar.

                    Hans Peter Keller"




Estos son mis dos ángulos, mi prisma de refracción,
mi incerteza lumínica a pasar de nuevo entre las
     cansadas manos de la escoria,
si no hienden el légamo.
No son crespones de la sombra ni hojarasca del tiempo.
Sólo dos ángulos, colgantes, impúdicos,
neblinosos como las bocas atraídas por el néctar de la
     mañana.
Son mis dos ángulos hacia el silencio,
en fuga tras muchos rompientes,
erosionando el esqueleto con viento y con deseo,
aislados en la fuente de este dolor que confío extirpar aunque
consuma mi fiebre.
Ángulos sobre espinos, ángulos sobre huellas,
cortados por el engaño de todos los zodíacos:
dos fracasos regulares obligados a batirse,
envalentonados para incendiar las mechas somníferas del espejo
y para incrustar su eclipse de lluvia y violencia como un enigma más,
casi inquilino entre los humos que enhebran el camino.
Ángulos mártires de la piedra,
ángulos del fulgor que acierta,
desvelados como hollín al capricho de la brasa y de la apostasía del regazo:
dos opresores impactantes lamiendo mi humus en los ojos del
     pánico,
arrollando al caer los senos de esta álgebra latente
que oprime la balanza y saquea bajo el fuego mientras
     duermo.
¡Qué torpes errores para la sed y el hambre!
Y ninguna fisura, ningún tic de ingenio sobre mis ángulos,
después de tantos periplos tras la misma duda.
Jamás otra cosa que esta falsa expiación,
esta sátira imposible que me premia el mismo plazo caduco,
y este tránsito de fecha y hora sobre cada frontera.
¡Coartada disociativa y clarividente!
He fingido en el espacio de estos ángulos
como un presidiario del reloj que se refugia cohibido
     por su interior,
que no asciende su desnudo ni sus espumas,
ni esta garantía de memento mori,
ni este sol con que se le invita a un adánico ungüento.
¿Y hacia qué hoyo, tapia, rincón o tejado va este yo
que dispone su aguda espiral como una cuchilla,
aquí, todavía sin espuelas,
sobre dos mohosos balbuceos de la distancia, a expensas de la verdad?

                                            10-agosto-2015/2-junio-2016