viernes, 3 de junio de 2016

Tras mi encierro te contaré una fábula que no divida tu cuerpo
                                                                                                    y el mío;
una fábula que recorra las galerías de la llama, que no
                                                                   evada mentiras o verdades.
Tras mi encierro te contaré una fábula sin paraísos ni cicatrices, una
                                                                    fábula que anule el tiempo
y que no complazca a las sombras.
Tras mi encierro te contaré una fábula que se avenga a hendir
                                                                                      la luz en tus ojos
y que perpetúe en crisálidas tu sangre.
Después del silencio y de la oscuridad, tras mi encierro, contaré
                                                    una fábula que concluya en tu delta,
una fábula con el poder de tus éxtasis, con la
                                                                  intimidad súbita de tu sudor.
Tras mi encierro te contaré una fábula; ceniza y expiación.

                                       3/4-junio-2016