jueves, 23 de junio de 2016

                                       
                                 "Ya no sé lo que digo ni lo que eso importa."
                                                                                   Nuno Júdice

Como los niños bajo las moscas, la tierra se apelmaza
     inerme
en la calima de las tardes sirias, bajo la ceguera de los
     dioses.
De ese absurdo solo se embeben los horizontes.
En cada árbol un fruto a medio pudrir arrastra su flujo de
     herrumbre
a la extraña puerta giratoria donde se olvidan las estaciones.
El aromático caudal de cenizas
en el que no vacilan imbuidos por la expedición del horror
convulsos obuses de inclemencia
en lugar de silencios, acústica de los estigmas.
Pupilas y cabelleras privados por el mundo de su única
     memoria.
Almas jerarquizadas por ebriedad infecta
sueñan en los subterráneos que estancan sus
                                                                    [inhalaciones sibilantes
igual que las de los dados en el instante de ser lanzados.

                                     23/25-junio-2016