lunes, 6 de junio de 2016

Las alimañas se aparean en las entrañas del hambre.
Desmienten sus masacres, desmienten en cuclillas sobre la
                                                                amnesia de los cerrojos,
se rasgan de los harapos, no se permiten asfixiar por
                                                                         agónicas mordazas
ni condenan el testimonio que discute las herramientas
de la sedición y el desvelo.
El almacén del pecado está vacío; impera la codicia.
Sus maderos fueron infectados por una pátina de
     úlceras.
En los carcinomas del abismo, cuando yo era matriz,
los litigios amenazaban la quimera
y desenfrenaban el esperma
y ocultaban las apneas del eclipse con cada esquelética
                                                                                         chimenea.
Las alimañas se amortajan en las cenizas
dulces del humo
y sus noches hieden a homicidio, en su osmosis transgrede el
     desfalco,
pero ellas prosperan
y la sangre se nutre de bestias dolientes y asesinas.

Existen tantos clandestinos en los subterráneos
que duele pisar la tierra
y escuchar gemir a las semillas.

                                6-junio-2016