jueves, 2 de junio de 2016

Al renunciar, mientras la urraca se desorienta,
una excreción seminal se escinde, se escinde desde
                                 [ los esfínteres y las sombras cenitales
hasta la luz incorruptible. En principio
semeja un estertor de fósiles calcificando, desmintiendo su
                                                                                                 [ fuga.
Después, segundo a segundo, los cascotes de la náusea
al reverberar van expulsando su humus,
su rumor se escinde desnudando los vértices
                  [silentes que procuran unificar nervaduras.
Nervaduras telúricas, bajo sus profundas perspectivas, transtornando
                                                                                  [ piel adentro
como una colisión metódica de partículas.
Aciagas, son nervaduras aciagas.
Multiplican
un tenso disloque de la servidumbre ínclita
sobre el deseo que se prolonga en los rescoldos.
Se bifurcan hacia el interior del ser, sometiéndose en la
                                                                   [ forma última
de los escalofríos y las alucinosis: un dictado consentido
de marciales e imbricados mecanismos
irrigando como aullidos por la piel.
Nuestros puentes, nuestros raíles nada pueden
                                                            [ contra ellas.
Su tiempo las conduce a no saciarse en cualquier otro ámbito.
No debemos apartarlas ni esconderlas de nuestros engranajes.
Su voracidad insistente, sus mandíbulas
con su insólita fisura abisal
deniegan sudores en nuestro pudor cuando convulsionamos en la
                                                                                                         [ angustia
o nos ocluimos en la nada. De alguna manera abonando sordidez
o mirando transgresoras al zócalo de las vergüenzas
a mitad de un sumidero, una eyección del glande, el sexo
                                                                      [ intimidado disoluto
por la parábola de un orgasmo. En ocasiones, tras un desliz,
                                                                                       [ una crural
icónica
culpa vacilante
progresa astillando nuestro tuétano. Las nervaduras son
                                  [ las causantes de esta herida.
Durante la entrega, constriñéndonos o erosionándonos,
se surten, se enredan las unas a las otras,
se estrechan, se expanden las unas en las otras,
se memorizan por entero las unas a las otras.
Ellas son la sangre de esta irrealidad,
y nosotros, únicamente sus amarras,
copulando sus espejos y reflejando sus uniones.
Al resquebrajarse se laceran pausadamente en los quicios
                                                                                         [ del éter.
Ellas son los pliegues de la voz, el grito
en las mutilaciones de la llama, en los insomnios de la
                                                                             [ ceniza.
Por su causa, nuestros nutrientes perversos son boca de
                                                                       [ émbolos axiales.
Luego, lamen los harapos bostezando la ansiedad.
Su urdimbre es como un oblicuo pasadizo disonante escamándose
                                                                           [ en la simbiosis del cuerpo,
donde solo ellas consienten. Son

las nervaduras, la mística sinapsis de la existencia.

                                               20-mayo-2015/29-mayo-2016