martes, 24 de mayo de 2016

Atravieso la cromática claridad del silencio.

La súbita escritura de la lluvia
coagula el íntimo temblor de tu oleosa anatomía.
Es ciega la llama en el tiempo de la crisálida,
tremenda como el vaho de un caudal unívoco.

Háblame de las dos de la mañana y los
                                             [peregrinos de la histeria.
Del aroma expectante y el pertinaz insomnio de la
                                                                                   [piel.
Susúrrame el volumen de tu desnudo,
el eco inanimado del tedio,
los hilos que envuelven la contrasombra.
Esa potente paradoja de las manos inéditas
queriendo trenzar las estrías de la soledad.

Alíviame los ojos de fugaces tormentas.

                            24-mayo-2016