martes, 26 de abril de 2016

Cuando el amor primero
se desliza incauto entre los cabellos
del espíritu y estertoran los paladares
de la atmósfera y el relámpago fácil
se arrastra como silencio y late,
bajo una cruz olvidada, todo aquello
que siempre fue sueño, pero que igualmente
pretende existir,
                             entonces,
de súbito, viejos
cuerpos se buscan
en la materia cárdena de otra
luz, un instante, donde
los vientos solo son los vientos, donde
crece otro amor, pleno, que provoca
nuevos reflejos, donde
un bello orden con alas
emerge del pecho, donde
todo es natural, natural y hermoso, todo
insoportablemente puro.

                       26-abril-2016