miércoles, 23 de marzo de 2016

Hasta un sueño que calla puede palpar
tu perfil, o el ocaso que embiste al misterio
entre las grietas, el escollo del otoño
de un puerto, desde las tinieblas. Bajo la máscara
añicos de ansia salmodian las proezas
de las criptas y arriba en la noche se refugia el dosel
del día. Después la piedra detonante
bajo el cielo, y los hilos, y además este puro
ardid de mutilarse para merodear semejantes
desde tantos tejados, o madrugadas, de palabras que no
                                                                                      [alcanzan
poder prolongar la juventud de tus cabellos en el
                                                                                [subterráneo
asfixiante -y otra vez los mismos jeroglíficos y los
                                                                             [innumerables
desgarros bajo las sábanas
si cae de lleno el tiempo que te ciega
la marcha y te devora el reflejo, crápula
inquisidor del rompiente,
y se despeñan lágrimas y cadáveres
hacia un silencio vencido de sombras.

                                23-marzo-2016