martes, 15 de marzo de 2016

En las esquinas añejas donde duerme el tiempo de las sombras,
y entre los susurros tenebrosos de los locos, hallé la voz
de una llama sagrada. Me despertó una impaciencia de ceniza en el
                                                                                                                [tuétano,
los huesos estriados en un cieno de delirio. Me penetró el cuerpo
en un difícil escorzo de piedra. Hostigaba febril, entregada a los
     nudos
y en las espirales, y su vértice envolvía el pliegue neutro de los
     relojes.
Originaba ansia, en una herida de oscuridad, en un haz de
     alas sin impulso
asediando el reflejo en un gesto de cólera. Me desnudé despacio,
en silencio, mientras la nada crecía.

                                                   15-marzo-2016