miércoles, 17 de febrero de 2016

Nunca tan intensa rutina,
más dura que las malas hierbas
y este grueso verde del día,
volcó en los pezones
el vuelo perezoso
de moscas rítmicas
como la balanza trucada
por los contrapesos del destino.
Aún así,
hay quien aprovecha para cruzar
los puentes
y poder pisar el empedrado
todavía no demasiado ruinoso
que jamás cortó
el paso a nadie.

                              17-febrero-2016