martes, 9 de febrero de 2016

La piedra ha venido a quebrarse
con luz lenta.
Expulsa vacío en la matriz del abismo.
Desde la espiral del movimiento del dolor
han brotado los ramajes de sombras, de viento,
                                                 [en la tierra

se embriaga tejiendo hacia el nervio.
Una línea convexa,
sustentada desde la trama
del ángulo y sacudida por lo recóndito
la trabaja,
le va trabajando hebra a hebra
el cuerpo oscuro de la herida primigenia.
En el fuego oculto del caos,
la arrancó al labio donde tembló una chispa perenne.

Atravesada en su quietud por el verbo del agua
el rayo de la memoria la abastece sobre las brasas.

                           9/10-febrero-2016