viernes, 8 de enero de 2016

Y así fue como supimos que era tarde y que los
     golpes eran esas briznas de eternidad,
ese especial contagio,
donde además de hacerse volátil la urea
se ahorma el amor por los vestigios.

                      8-enero-2016