miércoles, 13 de enero de 2016

Hay margaritas en el hambre asilvestrada de los
                                                              [comedores sociales.
Hay una sed de axilas y sudor en los espejos.
Hay niños que meriendan las lágrimas de sus
                                                                          [madres.
          Y la memoria de las cebollas
hallada en los estigmas del corazón
es desposeída de relato alguno;
y papá es un idioma deshidratado
en la lentitud de los relojes.

La delgadez es una virtud untada de aceite.
Tiembla en los residuos donde habita el silencio.
Contiene todos los cansancios y todos los movimientos
      de una luz inútil
como la maldad paliativa dentro de los ojos.

Antes fue la justicia una acidez en los estómagos,
una herrumbre delincuente en la densidad de los
                                                                              [juegos.
Ahora se divide ávida la mentira en la leche hervida.
Las uñas hilvanan la polución y cuando alguien
     ignora los límites de los pezones
sucede la delación que obstruye las gargantas.

El horror es un esbelto enemigo que comienza a existir,
solo como testigo mudo,
una vez que se abren las puertas de los hogares.

¿Qué insomnio reúne tantos candados
como máscaras faltan en las lápidas?

                             13-enero-2016