lunes, 4 de enero de 2016

Hasta dónde dicta la noche por azar,
la insistencia nerviosa del insomnio,
el vagón que se deshace dentro
y algunos recuerdan húmedo
con el incómodo párpado del fuego,
con la herrumbre lenta de la orilla
que nos sabe callar esa fiebre,
mano de una llaga que enraíza
el pulso intuitivo de aquel dolor.

                    4-enero-2016