martes, 5 de enero de 2016

A ti que dudas sobre si la elasticidad de la
                                                                  lluvia
es un páramo disidente,
te abriré el pecho con los mismos tajos
que doy a la palabra lenta.

Así podrás abandonarte en la superficie de la
                                                                        herida,
y lamer esas vivas sospechas,
esas tiernas páginas,
que el ignorante desnuda ante el rostro del hambre.

A veces callas por el asedio de la ebriedad,
o gritas bajo las conjeturas de esta ceguera
que todavía impacienta
aquel sudor primero de las ingles y la amnesia.

Solo por eso padecerás la sombra de una geometría
                                                                                       estéril
que guíe la mordaza de tu edad
en los ríos interiores de la piedra.

                             5-enero-2016