miércoles, 30 de septiembre de 2015

Revela intemperie la noche del hombre.
Con un rostro derivado hacia este vértigo,
sólo un rostro, fluyente entre desiertos y cenizas a la calamidad y
     a la locura,
sobre dolor constelado, pues no fecunda cobijo,
y lo demás subterráneo bajo cualquier ansia,
aguardo desde tu éter en duda una consigna.
Ha arreciado el néctar sencillo de seres innacidos en el albergue
     yermo,
y hay quien me vincula error tras error
y es infinita renuncia y es únicamente exilio cuando yo lo poseo;
en ocasiones un pálpito impregna mi esencia,
extraviado, fluctúa desde el no,
igual que la sombra del enigma que jamás prevista embalsama mi
     espíritu.
Mas ésos no son presagios.
Ni siquiera pulsiones de que lo ausente nos sobrevuele.
¿No serán sino los puntos que prescribe la fuga,
así como el fuego satisface a menudo un horno de vida
     anterior al destino,
y cada eclipse regresa a través del barro los aromas escuetos del
     tránsito?
¿Y por qué reverberar ahora estos signos de raíz antigua
y todas estas alianzas agrias y ásperas?
Nada permanece al respirar el olor de la intimidad.
Yo nunca añoré la sed de los rayos ebrios,
abismos que se remontan a partir de un vértice, a partir de un
     eje,
y que son las espirales de mi existencia.
Pero desde el rostro que se enmascara y acecha con su hoz de
     herrumbre
hasta aquel que insospechado y vigilante,
el que quizás bracea contra el misterio en mitad de un agreste
     camino
yo exijo una ligera señal,
tan ínfima como el hollín que la vejez recorre a través de las
     nubes.

                                                 30-septiembre-2015

martes, 29 de septiembre de 2015

Hoy caminas a tientas de las imprecisas amenazas del muro.
Encabezas la sombra igual que un trastorno, de perfil contra la
                                                                                              [indignidad,
envalentonada por el peligro de tu caudal oscuro,
tan paciente y temeraria como el torrente de la inevitable
     vileza.
Huyes sin añorarme, el vestuario de carcoma hasta los pies
y aquel sueño desvencijado de oponer la memoria al polvo
-ese que traté siempre y permanece a mi lado
     todavía-,
y sobre tí ese azar de cuervos premonitorios, malhechores,
                                                                                             [estériles
que se conducen a la señal de la ignominia o al vocablo de la
                                                                                        [insubordinación
y semejan la porfía de una intemperie o el entrecortado relato de un
     insomnio.
¿Y si te acompañasen hechizos?
¿Y si fueran mi oráculo y su semántica terquedad, uno solo?
Puede que no consigas adivinarme, reconcentrada en la
                                                                            [pólvora por como te
     propagas
y con las arterias más expuestas que cuando abordabas los
                                                                                        [cristales entre
     tantos delirios.
O quizás me he envuelto en silencio y por
                                             [inerme, por cerrado, por inescrutable,
no te impugno la labor, no interrogo el auditorio, y me reduce tu
      pudor.
Tú despiertas en cualquier búsqueda y yo no
                                                                  [encuentro muchas huellas.
Habrás hurtado, como una vulgar ladrona, en el incógnito
                                                                                         [laberinto que a
     espensas de su exterminio,
camuflado por el miedo y el terror al vacío,
empuñaba la espada en el valle de las ruinas y la aniquilación;
y quizás enervases con gesto malicioso al púber lazarillo
que asalta la trinchera y que instala en su centro
                                                                          [un horadado corazón;
y acaso descifrarás, sin reductos que se encrespen, todos los densos
     ángulos de la existencia,
cuando la aguja no enhebraba la noche, pero la
                                                                       [hemorragia continuaba,
     imparable,
porque afectaba la llaga paliativa de la muerte.
¿Y no ondearás un nuevo signo? ¿No ampararás ningún pequeño
     entretenimiento?
Únicamente un mísero artificio, uno solo como
                                                                          [aquellos con los que yo te
     embridaba a un caballo
esculpiéndote la alegría, formulando para ambos
                                                                        [una nueva estrategia,
incluso unas blancas horas, un libre albedrío,
a través de los andenes, las cloacas y el escarnio de los
     suburbios.
¡Cuántos espasmos insólitos en la buhardilla del agua, en el infinito
     desnudo!
Y ahora te abandonas, te entregas, te dejas amputar sin
                                                                         [pronunciar las vocales,
sin encender un fuego y remover algunas cenizas,
sin enumerar los escalones que causaron la humedad y
                                                                           [dilataron el iris,
tras los matices de un vórtice y una promesa que
                                                                     [cancelen una rendición
     igual,
una perpleja semejanza que defina un titubeo,
pues esa era la melodía de la atracción
aquellos días,
al fragmentar esas orillas impuestas de las que ninguno quería partir.
Pero éste no es nuestro mar ni esos nuestros barcos,
y aunque apenas respiro, inmerso en una soga de otros abismos
     que nada tronza,
que se ahínca en la piedra sin dejar una fisura por
                                                                      [donde poder escapar,
yo sostengo un rayo y tajo en el inclemente reloj las arenas.

                                            29-septiembre-2015

lunes, 28 de septiembre de 2015

Vive a dos putas de su vómito,
despertando las ofensas de la cama, todavía pixelada.
Todo se mantuvo inefable en su muerte, erróneamente lánguido
     desde entonces
como el impotente ante una cruz,
y a su pesar la palabra sigue mendigando con sus ancianas
     sirenas.
Ninguna toma de corriente suspendió su borboteo de heroína;
siempre continuarán parpadeando los neones, lascivos, como si
     tal cosa,
y el relámpago en otro lugar inyectará su deuda
sobre el viento y la densidad de otro cuerpo.
Inalterable este oleaje.
Fétido este eclipse de nunca jamás.
Por una grieta de las arterias florece una placenta y es la sombra
-¿o quizá fueron unas brasas que lentamente aminoran la luz?-,
pero jamás hubo testigos,
aunque cree haber visto que de los nudos bilingües emigran
                                                                                             [efervescentes
     astros,
las tupidas cúspides del éxtasis, la fumígena ansiedad,
y que cada estirpe remate con una cicatriz todos los embargos
     lapidados.
Él aventuró en cada azar la conjetura.
Y ahora no es más que un títere, indiferente sicario en su
     mortaja,
la emboscada geometría de la espuma inquilina en sus apéndices,
como si alguna vez unas manos, una caricia, un atajo, unas alas,
hubieran contenido algún perdurable prodigio,
o la trampa certera entre el cuervo y los ojos.

                                        28-septiembre-2015
En septiembre las paredes excretan el barro que sobrevuela
                                                                                            [una avispa
en la aproximación al desencanto, en la vértebra de olor
                                                                                              [de la vaca,
y, derivadas de sombra, impregnan con sus efluvios, se disemi-
                                                                                              [nan tristes-
como si un reacio pulso, la pelliza de su sal, las empolvase en el
                                                                                                    [hambre.

La cavernosa claridad se deteriora con huesos y corteza en ellas,
así mudas, inmóviles, agotadas en el bostezo de su
     frenesí,
roncas en su reproche, por un delirio guturales
únicamente a raíz de otras tensiones oblongas para los dedos;

palpables sólo en todo su vacío, y que flagelan
sus ecos y hendiduras, impacientes y crespas, la mezcolanza
de sus emanaciones y el remordimiento de sus fisuras, cuya
     desvergüenza
te arrastra, tal vez de nuevo, a tu glacial probeta.

Ese hambre es como la herrumbre. ¿De dónde? De la violenta calima
y del torrente que en sus arterias se desmenuza
como un tumulto, quizás nocturno, que no escupe
soledad, silencio, únicamente un testimonio resquebrajando
                                                                               [embrionario las manos
junto al yugo, allí donde la espuma se escapa entre las voces,
una huella mohosa, la esquirla de un cielo exiliado, la por completo
                                                                                                             [incapaz,
     seca
crisálida en el ángulo de un siglo, bordada entre sus nervaduras,
e hilos con un vaivén azuzado sobre el horizonte.

                                         28-septiembre-2015

viernes, 25 de septiembre de 2015

Si anunciaras el cielo como habitáculo
únicamente con arrinconar el orgullo de un mástil, el lento muelle del
     ocultamiento,
o los opiáceos perfiles que te circundan,
huirían de tu caverna hasta tu lengua hímenes desdentados,
una horda de vientos ancestrales que se realizaría asesinando
     la estación
como en esas rocas en las que el presagio traza las huellas
     de la clausura.
No posees pilares y diamantes que ofrecer desde tu ocaso matriz hasta
     tus nidos
en una inedia, atomista cojera
-otro pedernal degollado con rebuzno ordinario, siamés y criminal
     cigoto-,
ni cabeza que atraiga su aliento retorcido sobre la ingle,
ni el hambriento hielo que en ocasiones aceleraba un contagio inescrito
     con tu máscara
y que hoy podría expandir pérfidos guantes, seminales carcinomas,
y hasta los ciegos y desnudos relámpagos de cualquier fragmento de
     arterias
sólo con que admitieras marcar el pezón de la herida que te arrancó
     la raíz.
Pero ningún vestigio permite pulsar las cortezas humeantes.
En tu camino jamás arraiga el mármol para esculpir la luz que
     entrelace una nervadura,
ni utillería de memoria con que acuñar otra identidad.
Tampoco de tu testimonio emerge rabia alguna proclive a un
     zigzag en tu grito
para concluir un puente sobre las brasas blasfemas.
Suburbios de insomnio, balbuceos irrecuperables para el desierto y la
     fatiga,
disputas ajenas como el solitario que dormita sobre los relojes del
     rigor mortis.
Puedes balancear tu pequeño péndulo de abstinencia hasta el envés
     del origen
o escoriar de la piel todas las deudas que incubó el absurdo:
no hallarás ni rumor de caleidoscopio ni voz que se enhebre a la
     frontera.
Tu reflejo, un púlpito de anodina tristeza.
Tu génesis, una quimera.

                                                 25-septiembre-2015

jueves, 24 de septiembre de 2015

Cree en los pasos extraños que preguntaron a la
     sed un consuelo apuradamente enmudecido por los
                                                                                          amantes,
y en los labios que arañan con la mejor destreza a las
     cardinales tinieblas que los nervios conducen a los
                                                 pequeños juncos de la mañana.
Cree en los cuerpos que nunca se desesperaron en la noche, e
                                                  indagan a menudo en las estrellas,
y en los animales hospitalarios que, después del paréntesis de
                                                                                                su cópula,
guían hacia el conjuro del humo y se desperezan algo
                                                                         ambiguos en el desaire.
Cree en los que se arrastraron a la sinrazón, llevados por el crucifijo,
y en los que agonizaron cerca de los dementes que los 
                                                                                    sometieron.
Cree en los que se doblegaron a la locura ignorando que
                                                                                    alguna fiereza
coronaría en la absurda blasfemia de las gargantas
                                                                                     calladas.
Cree en los que nunca leyeron un escrito de alabanza
y en los sumisos que no alzaron las cadenas
                                                   aniquiladoras de los himnos áridos.
Cree en el tiempo, gritando sobre las dunas desveladas,
y en las leyes de las arenas, forjadas por la vehemencia del
                                                                                                  hilo del agua.
Cree en los retornos improbables, recíprocos a la
                                                                          turbiedad de los anhelos,
y en los escépticos que aconsejan callar codiciando la tempestad.
Afírmate ante la ventisca de las brutales caricias de tu
                                                                                              ansia.
Acoge en la caverna de tu mente las espumas que se 
                                           suspendieron tranquilamente en tu pasado
durante la alquimia en que no admitiste el hecho de
                                                                                  ser sombra.
Enhebra el alud de bitácoras de las alucinaciones que se
                                                                     resisten a tu honda grieta
y libera tu secreto para un mapa que reúna la
                                                                cábala de todos los territorios.

Cree en las escaleras de tu aritmética, que tienden a latir
                                                              periódicamente en tu pecho,
y en quienes no probarán otra vez el vino, y sucumbirán
                               silenciosamente cuando enciendan las hogueras.
Cree en los que podrán invadirte, agazapados en el cantil de
                                                                                                     tu palabra,
y en las mujeres que querrán bifurcar la soledad epigonal
                                                                                                 de los ejes
y peinarán largas cabelleras suspirando junto a la piedra.
Cree en los valles que se transparentan a menudo para los
                                                                                                  ancestros
y en los profetas lascivos que añadiste en ciertas camas y a 
                                                               veces se deleitan en tus puentes.
Cree en las penumbras despreciadas por los laberintos
que envidian en vano que una piel las habite,
y en los sepulcros nunca sellados, y en las cenizas jamás
                                                                                               extinguidas.

                                     23-septiembre-2015

miércoles, 23 de septiembre de 2015

Golpes, puñales, tajos, tormentas,
lagos de aguas bravas, embarcaderos imposibles,
asideros frágiles, montañas sordomudas,
peces como huecos de extraño delirio,
amores antiguos, odios cloqueantes,
titilar de inmensidad, suficiencia de heridas,
y esa energía, esa energía pánica de las brasas,
esa crítica energía transoceánica,
verdadera como los propios presagios del viajero tenaz,
esa energía que es como un gran hormiguero febril,
unos labios de niebla, un silente estoque de muerte,
una espuma de túneles blancos que cierra todas las cicatrices
     del hombre.

Incógnitas de hiel, conjunciones helicoidales, ejes
trastornados, bullicios ingenuos
al huir.

¿Para quién, de dónde y por qué surges?

Avanzan veloces sobre la metálica cabalgadura,
pretéritas gaviotas gorjean, ditirámbicos cuervos
inflaman los obsesivos trigales,
grupúsculos incorruptibles sospechan ebrios.
El viajero tenaz -amamantando al silencio de los más candentes
              cuchillos-
contempla con cabellera caudalosa, con sed cainita, con dulzura
                                  orgiástica contempla.

El plenilunio, el asalto al día sin estirpe, la violencia, la caligrafía de
     las razas;
un verdugo, le apodera contra la sinergia del albedrío.

¿Quién mantiene alejados los colmillos de la pesadilla?

Embisto al monstruo, a la asfixia última, al líquen del oráculo,
a los meandros que alcanzan el climax tras el barbecho
                                                                         [atómico del barro,
a la aorta del río, al abrazo de la bitácora, al cadáver
     hirsuto,
a la bacanal de todas las fábricas y de toda la industria.

Laceraciones jamás imaginadas por los científicos,
astros inexpugnables expandidos como miel insalubre,
hambruna, incontinencia, caos.

Esa crítica energía transoceánica
desearía rodear nuestros centros,
poner orden en el núcleo,
en los barrios de asignaturas minúsculas,
en las urbes de la letra pequeña:
no una ley, no un casquillo, no una cana pornográfica,
no un rescate autónomo, no un acaecimiento.

Esa energía pulcra, ese caleidoscopio ancestral
hacia el que ya salivan las alimañas
quizás quiera trastocar su vieja medicina,
la medicina de un harapiento relámpago en el infierno
cuyas contraindicaciones se soslayan con el dogma de las cárceles,
su vieja medicina para el canon abierto, mácula ilusoria de la
     necrosis.

Y su vieja medicina camina siempre detrás de un síntoma.
Un síntoma que ocupa el espacio de la lepra,
el leucocito del apóstata, el crisol del solsticio,
el nudo del mesiánico.

Y ahora se impregna al grito del viajero tenaz.

Una neurosis, un furor prematuro, una cadena,
quizá una rompiente narcótica de la mandrágora o el estramonio,
o un reloj sin arena con que el inventario premia su voz
     embriagada de absurdos, su voz de hospedaje.

Aunque él la calma y la alza sobre la piedra
como al mejor inquilino
y le sirve una bebida caliente para que beba,
un poco de pan para que coma,
y su propia arma para que aniquile lo que una vez inició
si no es quien de hacer alguna corrección o
     remendar secretas costuras

antes de entonar una nueva tragedia en su continua
     indignidad aplaudida por tribales lacayos
y repetirse de nuevo en su oficio con su máscara
     de herrumbre.

                                      23-septiembre-2015

martes, 22 de septiembre de 2015

Ahora que te vences me trasvuelas
más inconsútil que el cuervo.
Me escribes tan bajo sospecha que naufrago.
En tus alas no proyectas el eco.
Ni incluso migrando de tantos otoños,
de debajo de las tinieblas todas, del ténebre humo sin
                                                                                         relojes,
adeudas el difunto caos anudado en el espectro de una huella.
Has tenido que acudir traicionando los teoremas del
                                                                                     almanaque,
desvaliendo los centímetros de la nada y el polvo donde
         no padecen los horizontales pulmones de la intemperie,
para arrivar así, sin mineral ni misterio, en el vivo eclipse
                                                        que la urdimbre no maniata,
y con el deshilachado discurso de que todavía eres
con tus ramajes, tu aguijón y tu esquizofrenia.

Jamás pensé que los locos renaciesen
y hete aquí ante los ojos, voluptuoso y clandestino.
¿Qué quieres cauterizar? ¿A qué vienes,
tú, que te amortajaste en barro y en calima
y te burlaste de la paradoja de las tautologías?
¿Y por qué dejaste crecer tanto tus barbas
si nunca vas a desmoronarte ante una guillotina, y presumes
como una bestia en la aureola del delirio?

Tú, hermético falaz, ostentas el tridente
y te contraes sobre mí con tu danza reptil.
Trepas por la médula. Igual que cuando
enhebrabas tus fulminantes himnos
y a tus pies estacionaba la pirotecnia del ególatra.

Siempre entendí tu vorágine. Burdas dentelladas
te contituyeron metáfora, préstamo e infinito.
Por eso atacas y yo te desarmo
como cuando, profético y psicópata, masturbabas la hoguera.
Con que cinismo respiras, y como crepitan tus
tiránicas colmenas.

Tu oprobio me observa sediento.
Nada restaña tu inminencia. Te hipotequé demasiado pronto,
entre orines de anarquía, allá donde el mundo no madura
y agria ungir el pánico ante la esfinge inerme.
Ahora has precipitado las aguas en los espejos, deshaciendo
la carroña de divinizar el carisma de los émbolos.
Y mientras me narcotizas, habito en tus arterias
el geómetra eslabón de tu adusta
sombra sin libertad.

                                      22-septiembre-2015

lunes, 21 de septiembre de 2015

Conciliándose a la luz,
como sangre que tuerce la muerte y asalta
el deseo y la eternidad,
arranca en la palabra ilimitada,
savia de misterio,

                               así el primer cántico emerge
de su ataxia, invade las tierras
del silencio, se reviste de claves vagas,
y, en el abismo del vértigo,
vierte sus espinas, los ecos
de un cuerpo que resbala sobre la invocación
descomedida.

                        Extraño es el pedernal que los huesos
abrasan, en la piel tatuados
están los vestigios del dolor
y su música, de ciega sed se palpa el rostro
y sus lúbricas urgencias.

                                            Pero el camino finalizó,
brotar a la soledad quizás embozara
como apretarse a la razón débil de otras verdades,
buscarse más raíz que larva, nucleares
los detritus que gramaron su honor,
aborta la quimera.
                     
                                 En nada ayuda la náusea:
el horror hiende con turbiedad
sus múltiples colaboradores, reprende
los obstáculos de su desencanto
a la escolopendra del ansia, se asiste de mareas
y anzuelos, arriva mudo.

                                             Y en doble mueca,
tras espejos que sólo la noche puede abrir,
aplacando triángulos
para que el barro esplenda de su angostura,
en el plumaje de la orilla,

                                             se libren ahora
otras atalayas, otros lejanos afanes,
la forma cimbreante que descalce los peligros,
y que únicamente la convexidad de los sexos
que jamás se plagiaron obtengan su vibrato,
después de la expiación y del ritmo,
y en el ronroneo del génesis que rastrea
su pretérita narcosis
lentamente se defina.

                                       21-septiembre-2015

viernes, 18 de septiembre de 2015

Nadie me devolvió la sombra, ni la quietud del silencio, ni
     el dolor de la luz.
Aunque hace demasiados años que
                                            [cuelgo estas cenizas en el núcleo
     de la herida,
donde los huesos se colapsan porque sí, la soledad quiebra
                                                                                 [las sobredosis
y en la angustia más opresiva se añora el insomnio.
Igual es el lugar de la lepra, o quizás el fortín de la mandrágora.
Desconozco si había cripta; ya no recuerdo
como se anida en semejante alquimia y sus añicos de cinismo,
o acaso me equivoque y sea el tiempo para las catástrofes y el
     desafío de las bestias.
Aquí la historia arde, desdeñosa, porque no admite estirpe alguna;
apenas agravia el delirio, siempre redimido por los
                                                                           [inútiles contrapesos
     de la balanza,
y aquello que tanto sublimé se olvidó en la intemperie
o me fue hurtado por una herrumbre salvaje que seduce y aniquila
y en cuya execrable lascivia se camufla tal vez el absoluto.
¿Cómo derivé en este albergue carente de arterias y de vértices?
No he legitimado emociones ni praxis de ventrílocuo como
                                                                                [asidero del abismo
     para la defensa.
¿Y qué alas alimentar, si todos los vientos me desplazan aquí,
como en los desahucios de las esferas del no?
Puede que no exilie de nuevo mi equilibrio
                                                               [únicamente porque ciertos
     relámpagos me subyuguen
sino porque es el parásito de mi utopía y la frontera de mis células.
Lo forzó el naufragio cribando con mi huésped en las costuras;
lo vaticinaba el ritmo de este lugar aún blasfemia en los labios;
lo sentencia el estigma de tu huella en la escalera del feroz día,
ahora que te acercas, ahora que me fracturas, ahora que eres.

                                    18-septiembre-2015

jueves, 17 de septiembre de 2015

¿Así que la pupila lánguida no esculpe jirones
y el trasluz en el agua no conlleva curvilíneos cedazos
                                                             [a las vetas del ansia?,
¿que mi soledad no me interroga ni me desgaja sino
                                                                           [que encandila
     por el color
y unos pies indefinibles no devoran en respuesta de
                                                                [estrías burbujeantes
para la embriaguez de la belleza?

Puede ser, como todo éxtasis al que deslumbran las cabelleras del
     deseo.

No repudio el alma sin mejores torrentes y con peores convexidades
que un muro salobre filtrando los mecanismos del aliento y de
     la vida
o un instante de quietud recreando la cadencia de
                                                                      [féretros y manjares que
     se explayan
como una carroza satisfecha
por medio de un hálito o de una certidumbre.

Aunque es únicamente un cortejo vago, como
                                                                  [embestir el vientre en cada
     desgarro;
nunca mejor que un impulso por hacer hervir
                                                                     [esas odiosas arquitecturas
     que vacilan de ciudad
o se ciñen sin dudarlo despertadas de súbito por la espuma de la
     verdad indiscreta.

Pienso que de todas formas el lenguaje no es metastásico,
tan ilógico y tan subjetivo como mi propio aullido.

Creo que además él ha dado su primer salto por medio de otro
     grito atroz en las cavernas,
y estruja, al igual que yo,
huesos y piedras de minutos y de tormentas
como las que anheló el espejo desde los
     pálpitos del eco,
escamas de misterios sobre el crepitar de los tatuajes,
vestigios exhaustos como un rumor de reos
y escoriaciones tan desgajadas que tiñen a veces las arenas de este
     movedizo tallo
y crepitan, con su densa inquietud, por otro albergue.

Enigmático, al igual que yo, con las órbitas y la elipse,
quizás en una lámpara cenital que gravitan los átomos,
lo he adivinado ocultarse hasta aprehender el ritmo dentro
     de los mares
o impacientarse hasta el infinito enmascarando en una catarata de
     éter toda la blancura:
el primigenio metafísico en la vorágine de lo imposible
o la enjaulada alimaña a nada de estamparse contra el resplandor
     de los vórtices.
Y ni en la fórmula simple ni en la compleja estaba la respuesta.

Extraviado, al igual que yo, de un fango ergástulo del espíritu,
se tacha de fatuo y copula de un roce las semillas híbridas
     en pizarras de absurdo,
o hace vestir en sus faros todas las raices de antes y las de
     después
hasta que sólo perviven en el hoyo esos incitantes yugos que
     ambicionan la huella
con su tacto de sospecha o de soberbia;
o se funde en miel y se derrama en las túnicas de la incontinencia
     estéril,
las sedas carcomidas del desorden,
velos de embustero cuando arrima su sed a mi huerto,
o hediondez de moribundo cuando apaga en mis brasas su sexo
     desconchado por la parálisis.
Y jamás sabremos cuál es nuestro auténtico tono en este
     aquelarre.

Indiferente, al igual que yo, a las narcóticas tácticas que nos encumbran
y que reptan mi espalda con las cadenas de la soberbia, la
     egolatría y la ebriedad,
en ocasiones me sorprende tan arrobado como si no fuesemos afines
y lanza su baba sobre mis papeles hasta que inhalo por
     error su veneno,
cuando no se presenta de improviso y me enfrenta con
     mis demonios
para hundirme con sus garras de impío y de ruindad;
¿y acaso no se solapa en dudosas voces bajo cualquier
     verjel?,
¿no me escancia de oro al rojo el pecho?,
¿no elude suspender alucinaciones y jaquecas e insomnios, sólo para
     ofuscarme?
Y muy pocas veces tomamos un trago sin las navajas entre ambos

Desligado, al igual que yo,
aquí, donde en vano somos unos precarios esquejes de la materia,
se ovilla en decepciones que plagian los textos del espacio
     propuesto,
taja eslabones en las hendiduras como golpes de manco para imantar el
     tránsito,
taladra con sus colmillos plúmbeos cada nervadura que deserta con
     la sombra
y acosa de laberinto en laberinto embriones que se petrifican en
     mortajas.
Y no es quien de alcanzar otra cosa que hollín tras el
     duro duelo al que nos enfrenta.

                                                17-septiembre-2015

miércoles, 16 de septiembre de 2015

Es envés el corazón
y quizás lo derroquen hábiles vasos solitarios y odios como
     muros,
a pesar de que no se huela sino el crudo liquen,
tal vez la orgía en chorro de un bicéfalo brasero.
Es osado y duro y me plagia el juego que embriaga con
     cada latido,
con cada pieza de la indignación.
No puedo vencer.
Quedarán para otro baile los verdugos elegantes,
el prominente pie del éxtasis, mi intacto puño de mártir
     en los precipicios.
Es horrible atardecer del otro lado con toda la ventisca en las arterias.
No consigo avanzar aunque abandone mi refugio a la infamia,
a unos cuantos pedestales, a una hebra de lividez, a mis paupérrimos
     enojos.
No circula ni mi insomnio entre cada empellón y la piel.
En vano me compadezco mientras camina junto a mí el sonámbulo de
     espejos prohibidos,
este agridulce sacrilegio, aquel auriga que sostuvo una hoguera debajo de
     las uñas.
No hay reposo para un loco enjaezado, para un ladrón tirante,
ni siquiera trenzando sus nidos hasta la más prodigiosa
     anamorfosis,
o erosionando sus alas para el engaño de algún bígamo pliegue cincelado
     en el sepulcro.
No soy quién de aliviar esta obra maestra con tan poca sombra.
Están agarrotados los cuchillos y son insuficientes los velos
                                                                               [para abrevar en este bosque
     viudo.
Siempre aguarda un rumor como un sable de heráldica o
                                                                   [cierta flojera que yace sin motivo,
cuando repta una cobra igual que una grieta carente de astucia
     y de falsa salida,
o ataca, siniestra, el ansia de una garganta.
Jamás se enfrentará el esperma a sus elegidos.

                                                16-septiembre-2015

martes, 15 de septiembre de 2015

El sueño de vulgaridades e ideales infectos que deja circunvalar en
     ocasiones
-aunque nunca ufano-
esos albergues que ignoran en los nervios aquellos cuyo éxtasis
     está en otro shock;
el corazón de brujos mudos para tapizar los recuerdos hasta el
     tedio,
o el crepúsculo, como romance negro, inoculando el hálito del
     exilio y la vejez;
las penas de pellizco y vileza múltiple que se
                                                              [impregnan de todo lo que las
     causa
y que desbancan siempre la ruta de los escrúpulos donde
                                                                                        [se desvanece el
     futuro;
el mártir de fatiga confusa como para interpretar mejor el trisquel
     de las neurosis
y volver a desvanecerse en esas terrazas al imposible donde se agita
                                                                                                     [el plenilunio
y no se atardece en otro laberinto y se osa entrar al combate;
y manos de hilo, de aguijón, de suburbio,
vigorosas para hurgar todos los mapas y aniquilar los territorios.

¡Qué habitación infame mi traje!
¡Qué armario de máscaras para los émbolos de las ciegas prisiones!
¡Qué incapaces edificaciones para el enorme cortocircuito de la
                                                                         [condena y el hundimiento!

Yo me vestía bielas, amperios, tuercas,
mecanismos fúnebres como pistones de obediencia a la esclavitud;
ceñía epopeyas como roles exiguos;
me encrespaba ante piquetas herméticas,
ante murallas doradas para hendir a los rayos del
                                                                                     [lánguido espionaje;
acosaba con tantos golpes de revólver mi diana que apenas
     respondía a las balas;
reenviaba viejos malentendidos hacia otros hechizados
                                                                                        [destinatarios de la
     soledad;
probaba rehacerme en otros, dormir el tráfico de los encantamientos.

En ocasiones acuñé unos cuantos vértigos:
instantáneos ancestros como trompetas de uro que se deforman
     entre las vísceras,
centinelas que se enraizan como barro criminal entre los dientes,
espadañas de cadáveres que nadie agraviaría en plena resignación;
vestigios, al fin y al cabo,
como esas epidemias que al datar continentes hibernan sus muecas.

Logré forzar el habla de las lápidas hasta los espasmos y el
     delirio.
Me capturó la tiniebla; me sacrificó para su banquete;
me deglutió como a un mal camarada.
Se ultimaron los enfrentamientos sobre
                                                [mallas incómodas y las inspecciones
     de fisuras.
No existen gregarios para ornamentar los cuchillos
                                                                             [y encimar las estelas.
Tan sólo el humilde, dulce músculo sin egolatría que me
     despierta la razón,
que me fascina de pronto en la caverna y me agita el instinto,
fuego sobre fuego a través de la furiosa ráfaga incontestable
     en sus junturas.

Soy en los mismos virajes de la espiral
y clausuro contra el eje mi humo ante la sedienta sombra.

                                       15-septiembre-2015

lunes, 14 de septiembre de 2015

Tan sólo las noches habitan la palabra de los días.
Tan sólo los días habitan la palabra de las noches.
Es cierto.
En ocasiones las sombras pueden articular en mí cierta luz
o adquieren la voz de los astros que me impiden avanzar.
Aunque existen razones que nada desea arropar.
Se conceden al hechizo, a las rocas,
al atavío de garras con que los vientos se turban o se dejan marinar
     sobre las horas.
Nada desea sugerir que existen demasiados rehenes por cada huésped.
Tantos como noches nos cautiven.
Tantos como días los vengan ovillando.

Hay un coloquio que entre muchos malean a pesar
                                                                        [de los púberes eclipses
     de los fuegos.
Es un aullido de navíos que las brasas consumen espesando los
     torrentes para poder caminar,
un racimo de siglos violentos,
una enorme corteza de esquirlas contra los labios,
la pavana del espejo para la avenida del ocaso.

¿Dónde se halla el silencio?
¿Dónde hallar la fragua que el centinela trenza en sus signos al forraje
     de las alegorías?
Rasga, rasga donde más ciegue a tu huésped.
Es obligado tomar como si no tomaras.
Aquí está la diáfana atalaya irguiéndose ante el ancestral abanico.
Desde el norte no es otra cosa que un desmayo sulfuroso de aparejo
     intemporal.
Y sin embargo en este sur es como un relámpago que conoce los
     tañidos de mis nervaduras.
A través de sus grutas aceitosas me remonto hacia lo
                                                                   [más alto de mis cordilleras:
tragedias que maquinan contra el macabro eco de las cabelleras,
vestigios de ilimitados tambores que ahora me atraviesan con la
     destreza de mis úlceras de antes,
hasta no ser otra danza que la de un espantajo,
un retruecano que maquilla ese hoyo de opacidad
                                                                        [donde me estrello contra
     la migraña de las puertas,
tan reiterado como el huracán que cruje las vísceras.

Cónclave de soledad, embistiendo casi hasta el apéndice de tu
     blasfemia,
no embutas tu tortura, no inviertas la copta madrugada,
mientras seca tan sutil el encaje de los avistamientos,
los venenos apócrifos que perseguiste en fatuos tejos para
     poder olvidar.

Tan sólo con tu llama, contra la pedriza destructora,
tan sólo con la raíz del extravío desde tu bandera,
tan sólo con tu blasón y tus clavos de oráculo para despertar
     la mortaja de las tinieblas;
porque así se afina la unidad.
Tan sólo con el dosel que destroza en los escollos de la mejor salmodia
     del ansia
espumas de puertos cortadas por las conchas de la proeza:
"Cuando arrives tras los añicos del invierno
podrás restañar las espuelas que mutilaste
     cegado por vastos jeroglíficos.
Si pisas la tierra
cosecharás los crótalos que batallan bajo la rompiente de todas las
     lágrimas.
Si das unos pocos pasos
abrirás el litoral que tizna la taxidermia de la aurora."

Aunque no existe cinismo alguno que redima a
                                                                [mi ecuación de su antítesis,
ni cuna lúbrica en cuyo cráter de himen se abrevien los seismos de
     otros mares,
ni vértice que rezume con la balanza.

A pesar de todo, esta soga sin médula,
drástica como la amnesia articulando mi aneurisma,
esa quemadura de retina embriagada entre dos lunas,
esas bisagras aliadas del orgasmo en los aerolitos del cuello,
arraigan a estos cimientos de alimañas inquietas
en las que procreo después de supurar en cada vértice y su espiral.
Suburbios desafiantes de la herrumbre y el climax
cada uno se bifurca hacia los otros con el paréntesis de un frenético
     insomnio
por donde deviene la estela de las lápidas,
la polilla ácida que despuebla con sus élitros la zanja
     temerosa,
esa en la que todavía peleo contra unos y otros.
El que fecunda sus huesos con el légamo del pánico,
el que se duplica con vino de pirámides como un reloj nuclear entre
     los espasmos,
el que se adhiere a mí como a una crisálida de latidos
     últimos,
ese que sostengo adecuando la colmena en el árbol de cada
     expiación,
el que se crece con saliva de murciélagos para verificar la
     sed de las navajas,
los que expiran aquí lejos de las detonaciones de
     los grumos,
y apenas tienen espacio,
y el que gestará la brújula de éxtasis
para irrumpir en los mecanismos del tuétano.

Conyugue de cristal sobre mi contrario,
ojiva euritmia que pende en las ballestas del pezón,
tu equinoccio está lacrado sobre todos los
                                            [abdómenes para la insurgencia
de las especies,
para la verificación de todos los ungüentos en cuyo requiem
                                                                                     [te multiplicas
     como el grisú de una gran fisura,
como los delirios de un extenuado desierto azotado por la pólvora
     y la calima,
la hemorragia y el detonante,
y el inequívoco zigzag que nos tensa de penumbra en penumbra
como un nudo, el parto y los hematomas.

                                           14-septiembre-2015

viernes, 11 de septiembre de 2015

Siempre entre ambos hubo una escoriación antigua
-la ventana caritativa rota por el viento de la
                                                      [insatisfecha hipótesis-
que deviene hoy en la figura de un relámpago,
una noche que taja con el insomnio herrumbroso y
                                               [una mortaja sedimentada
     en el polvo,
que se abre y no es otra cosa que un mendicante
                                                           [vagabundeo de pus
sin crónica y sin rastro,
sin ninguna crisálida a la que embargar como no sea
                                                                    [el reflejo de los
     fragmentados raíles
-¿y por qué?¿y por qué la abdicación de esta pureza tras
     infames realidades?-,
y en el que todavía se pueden adivinar,
desharrapando las brasas seniles de las epidémicas horcas,
éxtasis que eclipsaron como rituales los lazos del cuerpo
con un grito limpio que tendrá ahora la indolente huella
     de la ansiedad
allí donde cargue mi hambruna,
allí donde escriban nuestras manos cicatrices de caderas
     ya incompatibles,
llagas inútiles del deseo,
como en esos inviernos complacidos fácilmente por las
                                                                       [semillas de nuestra
     losa,
aquellos que acudían a generar la raíz en nuestras arterias y
                                                                                          [el árbol en
     nuestra médula,
y que extinguen aquí, hoy, entre tú y yo,
sus vigorosos ecos gangrenados por el filamento ruín de la
     distancia,
esas rompientes que erosionan empujando la demora de
                                                                            [una puerta hacia
     un fondo de vacío,
entre empedrados que visten sólo ahora su textura para huir,
únicamente para huir sin mirar atrás,
igual que aquel húmedo febrero ante las ilesas fuentes de
     Bernini,
el desplante seco,
como la música equivocada en el océano
o el desgarro de la carne contra un duelo de urdimbres
     malditas
por cuya estocada estallaron los mármoles que habían sido fábula,
para aniquilarse en este sudario con tintes de alquimia,
y derrotar como derrota una bestia de marfil ejecutada en
                                                                                                  [avernos y en
     desiertos
en esas fronteras donde alguna vez vez camina la virtud
portando cadenas erróneas,
imágenes que concluyeron para siempre su columna y su cúspide,
ruinas abstractas proscritas en los párpados revueltos del eccema
-eso que ahora es papel de olvido, notas de carcoma,
allí, en los armarios inmateriales de la vida-,
circunloquio de unos glaciares vestigios ilusos que se agitan sin
     motivo
y permiten concentrar nuestros pedazos de alerta en la sombra
     de esa misma escoriación,
punto final del equipaje.

                                                  11-septiembre-2015

jueves, 10 de septiembre de 2015

Antibióticos, pensé, antibióticos para los agujeros del tiempo
que se dispone a gemir los crímenes de su propia fortaleza,
que miente del extravío, cobarde, obviando muros y laberintos,
que a su manera se calla, ante la puerta desconocida,
cerrándote la sombra como si fuera un ojo infantil;
notándote celoso, adelanta el desorden en este ángulo,
expresando con el tacto inutilidad, entorpeciendo el color,
a la espera de un lázaro fornido que te guíe a la condena;
antibióticos, antibióticos para las arterias del rancio lobo
que quiebra junto a la escolopendra el vaho de los vientos
que en ocasiones en sus fauces se desdibujan,
y ensartado sobre amargas espinas hirientes añora
una presa abandonándose contra el sueño que la venza
y así retenido despertar la falsa fatiga y aullarle
el ciego lenguaje de su instinto y su memoria.

Antibióticos que en toda la casa hacen el amor con sus propios vocablos,
neveras en las que palpita un tumulto propio de jaulas del revés,
sábanas y fantasmas que se alejan de habitación en habitación,
el dorso de tu mano ante la eyección inminente de semen,
un trapo donde nadie leerá la vida que se arruga como cangrejos
                                                                                            [en la marea baja,
y un hedor paciente soliviantado por el encalado de las paredes
donde estampo un beso por cada día que te ausentas.

                                           10-septiembre-2015
Es suficiente hendir algún silencio
y escuchar la orilla soliviantada
por una red de agua
y la salobre espuma trashumante
para entrar a mi cripta;
he dibujado cientos de espirales sobre las piedras,
cientos de espirales ocupando unas manos
que no me pertenecen,
he caminado largos trayectos junto a la sombra
                             [de las pirámides de esta ansiedad
     obscura;
si observo en los márgenes de una herida, hallo mi
                                                                         [firma más
     antigua suspendida en las cicatrices, en las llagas,
semeja que mi escalera crujió aquí antes que la mis-
                                                                        ma ansiedad,
pero no es cierto;
fuí conducido hacia esta mortaja por una corte de
                                                         [alucinaciones crueles
con la sola intención de doblegarme para aquellos
                                                                   [venenos que
     se me inocularán en adelante
y por los que he de abrirme con dignidad,
con la urgencia de quien ya peleó bajo la soga
y fue derrotado.

                                   10-septiembre-2015

miércoles, 9 de septiembre de 2015

No soy quien de claudicar, porque los gatos se han refugiado
     entre mis manos y los sueños surcan 
                                                    [distancias de olvido. Como
                                                                          a través de la ceguera
del horizonte toco las cicatrices que acercan a este cuerpo la
                                                                                                     tiniebla
     y los irrelevantes interludios de los que, caminando
entre ríos y montañas, he respirado la luz,
     de los pechos de muertes sobre los relieves del espejo
que esconde a la sombra su temor,
     en los puentes y en los túneles, que refugian de las
                                                                           fauces de las bestias.
Claudiqué, cuando era un borracho y bebía mis licores
     y no reparaba en el alacrán que traicionó mi caricia
como si hubiera alzado los puños, como si pudiera desgarrar
                                                                                                  las piedras
     e inculcar en los astros un nuevo volúmen de vida,
así como extender el aroma de las guaridas que me arponean, 
                                                                                                            ya que
     no podría apagar mis crines a menos que llegase la sed
                                                                   con el cántaro de la expiación.
Sí, desperezo mis nidos y las semillas de la palabra,
     el peso que brota de la piel sobre el alma
al plebeyo ladrón que se deshace ante los labios hacia la hondura
     de mi árbol, en el que quisiera tatuarme, aunque tenga que 
                                                                                                       aniquilar
ese árbol, en un abismo pasional y desatado, ese árbol
     que en otros océanos se desvanecía sobre hermosas caderas y
                                                                                 [discurría
                                                            por los silentes vientos de la esencia,
ese árbol que se asfixia en los sexos, que ha
                                                 sangrado en las buhardillas
     por el deber de abrazar las cenizas de los déspotas
                                                                carceleros de las luciérnagas,
ese árbol que escucha ladrar los perros antes de que tañan
                                                                                            las campanas,
     que practica felaciones en cuartos oscuros
al margen de las espadañas,
     en la fisura de los vomitos,
     en la fisura del desprecio,
     en la fisura de la sinrazón,
     en la fisura del espanto,
ese árbol que lucharía por contemplarse 
                                                  [en el agua, para trascender
                                                                                        como un hombre,
y como los hilos del fuego ante cualquier evasiva, que no lo
                                                                                                   privilegie,
     para detener el ascenso de los 
                                                    cuervos,
de estos cuervos del vacío.

                                            9-septiembre-2015

martes, 8 de septiembre de 2015

Ésta es la caverna del ansia trenzada con plumas de
                                                                    [cuervo y tuétano del
     horror.
En cuanto llegas, las máscaras ya tienen su rostro.
Escoge la que mejor anticipe tu colapso,
la que todavía te incluya entre las óptimas nervaduras de
                                                                                       [tu asepsia.
Únicamente te uniforma el vaho con que al exterminar te
                                                                                     [extermines.
Yo vestí el caos, la narcosis y el embrujo.

En este lugar empieza la guarida de los infames.
Ellos devoran las cruces, bajo las osamentas que todo lo alicatan.
Se mantienen con sangre de los relámpagos,
con el himen roto de algún bosque,
con la placenta necrótica que cuelga de las vaginas adúlteras.
Cada noche llega el hacha y los taja en un alud de materia:
la madíbula entre los líquenes, las vísceras en una grieta.
Así amputados, como la obsesión y el reglamento,
se enhebran después en un solo vórtice.
Es una práctica que se inicia con el polvo de la narcosis, en un
     acto de vértigo,
y que vagabundea entonces por los sombríos goteos de la
     putrefacción.

Esa consigna que cruje en los subterráneos
es esa consigna que galopa sobre todos los fangos y no se hunde
     jamás.
Aprende con el oro de los manantiales
petrificando el espasmo de los sentidos y la tierra de la memoria.
Cuando hurgas ya terminó de escarbar.
Tan sólo hallas la erosión de un perfil impalpable.
Es una consigna del infierno.
Es una consigna de buhoneros arrastrados a aplacar el hambre en
     una pocilga.
De un peñasco a otro, de un prado a un desierto,
caes dentro del hoyo obligado a espumarajos de soledad.
Si trepas, te espera la medusa.

Balsa de constelaciones opacas tras cristales de plomo
y de brasas que relumbran como el dolor de las
                                                                   [puertas al umbral del
     universo.
Se arrulla con garras o con espadas.
Cualquier asunto se dilucida en duelo o en ejecución,
en uncir una soga trágica de déspota que se asfixia a si mismo,
en golpear el lugar exacto del asesinato.
Si te fragmentas, debes huir al acecho de tus propios hombros,
por la orilla de la espiral.
Aunque nunca dominarás dique alguno.
Incluso puedes ser polvora.
Puedes detonar dentro de tus arterias.
Ellas bregan sobre alcoholes que las protegen del diluvio,
ellas simientan hoces y envuelven la púrpura chatarra y los
                                                                                  [embriones que
     nada puede tocar.
Aúllan con un muro en el pecho y puntean el drenaje y el
     éxtasis que zozobra en la hojarasca.
Sus llagas distraen como rotativas babeles en el arco del espanto.
Son su oponible fuga: el artificio del camino.
Harapientos cuya culpa juega como un tirón en la fisura;
harapientos con pulgar de autómata bajo el seísmo de los músculos.
Desaparece de su trayecto como de una sierpe que repta hacia
     tus pies.
Cuídate de sus escamas suculentas.
Yo escucho los juicios del silencio,
los nudos centinelas,
esos entrepuentes hacia la sinrazón que capitanea la discordia en un
     barco impreciso para el deseo.

                                    8-septiembre-2015

lunes, 7 de septiembre de 2015

Si puedes depredar debajo de las axilas,
de tantos patrones y de tantas oberturas como asedian el
     lugar de otra lengua,
si puedes disputarte todavía un poco más el aliento,
aunque no haya límites ni recuerdos,
ensancha las corrientes, el humo o las calas de la boca, lo que
     quieras,
y hurga con tus manos de saliva apresurada muy lento, hasta la raíz del
     signo.
¿Qué vagido extrañas tú después de los estímulos y las deudas de aquello
     por lo que te encadenaste?
¿Qué tregua tuya se invierte con el deseo y remonta la bruma del
     grito?
¿Qué noche saluda tu savia en esa fisura donde ondula la luz?
Quizás entre las fibras secretas que agriaron alguna vez el árbol
     y el camino,
tras una vaina en marcha hacia los ojos,
te entregues nuevamente, casi fronterizo en el envés de otros silencios,
como si guardases germinando un testigo en alguna piel extranjera
     y a contracorriente.
O tal vez ya ni pujes, ni audiencia ni fuerzas;
tal vez ese augurio donde supiste detener las estaciones,
muertas las máscaras o tan corruptas como impregnadas en sal,
honren menos el espíritu que un puerto de suburbio:
un declive de poco peso donde siempre fue reacia la alabanza,
además de un remanso de infortunio arbitrando la desidia entre una
     orilla y el ansia.
Y quizá sea nocturna la crónica de las catástrofes,
puesto que tú militaste en la trampa y el hastío,
tras segar bajo los hierros de parajes estremecidos
para ser al fin subasta,
desmembrado en laderas de pueblos violentos;
tu edad entre cenizas, entre el jugo de las brasas,
     entre los trayectos del relámpago,
y tu cicatriz abierta y pútrida arrojada a los buitres.
Es algo que impuso la sombra.
Pero hace falta una mejor mortaja. No es suficiente el ocio de las bestias.
Prefiero creer que fuiste la prevaricación de un semen cualquiera
bajo el peso de unas vísceras negras
que el tiempo foráneo de una bulimia impuesta.

Seguiré acuñando primeros vahos mientras los reptiles
enmarañen el flanco viudo de tu nombre.

                                7-septiembre-2015

sábado, 5 de septiembre de 2015

Escualo suicida te ciega la caricia anónima
     cuando la lepra del discernimiento nos amortaja en
el salterio
                 y en vano una ciega espada estrecha sus ancas.
Tú saldrás de este reducto de lona
           mientras guardo la vara
con que te escribo en la nevera.
     No es delito tu relieve ni tu venganza
-heredero de gusanos y sórdidas arañas-,
     pero sí la tumoración abisal agazapada en las venas.

Bebemos dormidos la geología razonable;
                                                                           no en Rusia,
                                                          allí las niñas saltan a la comba
                                                       y vomitan el vodka de los bosques.
Hacen que nuestra sangre vuele, reaccione a los silbidos
     -castas criaturas hijas del diablo-;
partículas que al desatarse son el porte de lo evidente.

                 Víctor Pérez/alberto davila
         

viernes, 4 de septiembre de 2015

Quienes como un rumor me aguardan
tras la débil fatiga de un golpe de viento
que averigüen antes si el musgo en las manos
o el incierto destino de mi máscara
suplirán la amarilla tiniebla
o será necesario un rescate
amargo como el pájaro que agoniza
bajo la lluvia y el horror de agosto.

En esta cama el grillo oscurece de los relojes la piel
y el humo es denso como el último esfuerzo de las pupilas.

Quienes como un guardián vigilan la palabra hueca
apenas sostenidos por la sombra huésped
y la paciencia donde envejece sobre cenizas la soledad
que abandonen hoy mismo voces secretamente ajenas;
para ellos apenas arde ya un eco en vano despierto,
albergue en que el duelo está bajo el inútil pecho del olvido.

En esta cama las arterias tienen el color del reptil
y en su llanura no asedia ningún efímero ladrón.
Todo fue expoliado la noche que los amantes no acudieron
y el cuervo sostuvo su fatiga entre calambres y espasmos.

De nada vale expiar de las regiones prisioneras,
en sus vestigios,
el antes y el después.

                                    4-septiembre-2015
                                      ÉXODO II

Mirad aquí unos cadáveres cuya extensión no acusará la tierra,
arenas donde jamás ha fermentado el residuo arcano de los hilos
     del tiempo,
edades que nadie disipará despertando el eco de algún
     abismo;
trenes obscenos en todos los vagones.
Son los cadáveres sin lápidas.
No intuimos sus alas, ni su errancia.
Nada concedieron que revelara el color o la voz.
Sus lunas se dilataron sin vergüenza en la sombra,
a pesar de que su naufragio fuese delirante como una puñalada;
porque no anudaron ni la red ni las horas en los indelebles muros
     invocados por la ignominia,
porque únicamente atesoraron un océano menos injusto que la
                                                                                        [ciega lepra del
     secuestro.
Así es que sus uñas son una galería a coro de reptante ansiedad,
y su noche los dientes de nuestro éxtasis,
y sus cabelleras la prisión de nuestras manos.

                                     4-septiembre-2015

jueves, 3 de septiembre de 2015

Está en este cortejo que se hilvana en clandestinidad contra lo insal-
     vable
la estribación donde amanezco y me arrastro a diario.
No en el calendario de ningún culto antiguo,
el engaño tentador y frío, negando el azar,
sino simplemente sobre el desorden derivado por la aridez
     del hastío,
un clamor infernal, mendigo, incomprensible,
donde se reinterpreta sin pausa el sortilegio y se entregan
                                                                                    [los ancestros
     de la tormenta.
Tal vez una piedra entre hogueras, un filtro de cuchillas,
o incluso tan sólo obscuridad de una escoria que cubre el sueño y
     enloquece la estirpe.
No la conozco, la intuyo,
pues existe una clave intermitente,
como un avistamiento de cuervos en las horas de la desdicha
o una densa humareda que insiste en tapiar cualquier fisura a
     los colores.
Pero nadie transita a plena luz el silencio.
Las voces que se obstinan son los oasis nómadas del infortunio
     virgen,
cada una con su resaca obscena, con su anónima estación,
con su fosa inacabable como la iracunda vinculada a otro espasmo.
Muda clama la sombra entre los genitales del archipiélago
y turba las tierras como lasciva y ofrece la sal de la
     expiación,
porque la ceniza es menos que la sangre y la dicha mejor edad que
     el plenilunio de la máscara.
Nos complacemos en habitar este ámbito, esta delirante
     herrumbre,
estos rincones de la tristeza que temen la venida de un peor caudal.
Nadie conoce el camino que disfrace nuestro pánico ni la
                                                                       [adormidera servil a nuestra
     huella.
No. Ningún oráculo, ni esqueleto, ni légamo de hermoso aullido,
ni cicatriz legible donde nos aceptemos.
Sólo la vertiginosa claridad que me desliza junto al hilo del
     tiempo
y este umbral último como un piélago de sosiego:
este refugio abierto que ostenta la llama en el envés de toda impudicia
por mi adverso inventario, por mi vejez cobarde para afirmar
     su insumisión.
Pero aunque me embriague con la aguja reflejada en una trastienda de
     amapolas astrales,
trasciendo cada eclipse sellado a mi escudo,
con un cenit neutro y un quebradizo alacrán que ni se anuncia
     cuando maldice mi estigma,
aquí, en este hoyo ajeno, fatal, tan injusto
que sólo por su inocencia se parece a la ruina.

                                3-septiembre-2015

miércoles, 2 de septiembre de 2015


                               ÉXODO

Mundo desnudo,
divisible según la enfermedad de tu sombra.
Semejas un último barco que constriñe a la música
     de sus orillas,
o quizás el extravío del loco repleto de bolsillos sin pasaporte
     y sin cima.
Ni advertencias, ni trompicones.
Es hacia ti hacia donde se desplazan y no posees más boca
                                                                              [que la cotidiana de
     alguna resistente arquitectura.
Así puede que seas, igual que en las constelaciones,
el astro de alguien que escucha tu denso misterio y
                                                                   [hay que respetar como al
     extraño,
igual que en las constelaciones,
para que nada hiera la fatalidad ni el accidente durante el des-
     canso de su defensor.
Tumbado por un rayo en lo más lento del cauce subterráneo,
sobre unas tierras que se agrietan por el tacto de la sal
y se desdibujan en secreto por la herencia de la lluvia,
así eres, como una edad sin residencia, en el aliento de las horas.
¿Y el astro de quién?,
pregunto tras la verja de tu estela, convertido en roce
                                                                            [arcano para la espuma.
¿De quién sino de las muchas heridas tempranas que se enredan a tus
     balaustradas;
que muestran una tez, unos confines, unas losas, iguales
     que un himno de la gangrena?
Ese viento cruzado e incorpóreo, agrio bajo tantos
     puentes.
Esos relojes paralelos, con sus ejes ocultos y su ahora
     rehén.
Ese anclaje paupérrimo para cualquier tregua posible.
Y tú aquí, astro, umbral del espanto,
con tu espada nodriza como un enser anticuado,
encharcando tus columnas en un abrevadero que ahoga
                                                                           [a las mismas bestias,
envarando sólamente tus mutiladas cúpulas,
tapiando légamo expoliado a manera de hornacina ante estas
     máscaras,
tu aquelarre en pena, sin verbo y sin sepulcro.
¿Y el astro de quién?,
aúllo desde esta mortaja que traza con sus manuscritos cobrizos el
     camino de la sierpe.
¿De quién sino de los que proyectaron en ti, con nichos y con
     vergüenzas,
una luz para su compás y para su laberinto;
de los que cargaron sus mástiles de polícromas arterias entre los clavos y
     bajo las escamas
para brotar las brasas y los acentos?
Procesionarios náufragos, que se desgañitan todavía a los pies de todos los
     sarcófagos.
Cónclaves insomnes en los que aún se estigmatizan designios y
     pubertades ardidas en los trigales de todos los pánicos.
Filamentos y agujas como esas laderas prosaicas que acaricia la
     amapola.
Y tú aquí, astro, cabrón embravecido,
con tu vértigo envenenado y sin pájaro,
reclamando con tu burda osamenta el tañido de alcobas y de
     panaceas,
concibiendo a los muertos con aguardiente de astillas,
pesando tu alto voltaje en un coro donde cruje el
     humo,
ahuyentando un sumidero que atrofia los esfínteres y enjuga la
     hambruna de singulares tormentas
hasta inocular la ceguera y guarecerse en las alas.
Y estas celdas que callan y ascienden en vida o en muerte,
en infección o en obscenidad,
ante tu abismo y ante tu vórtice.
Sí, tú, astro, escorbuto de domingos,
atento a esta quebrada como el explosivo de todos los ángulos,
siempre in extremis de oficiar algún suicidio y ser mi
     confidente,
mi agresor distendido que me remite o me impulsa
ante muescas y entre esquirlas.

                                       2-septiembre-2015