martes, 31 de marzo de 2015

¿Por qué este ansia replica mis teoremas de óbito?
¿No soy acaso un verbo válido?
¿Quiere un mejor crimen
que éste
que me incumbe sólo a mí?

Hay un desgaste en las inclemencias de mis pulmones
que no es ya capaz de abrir los grifos,
y los tejados prefieren flotar,
y excluirse de la destrucción de mi calendario.

Seré una buena guarnición para piedras e insectos.
Dejad que quiebren mis arterias;
quiero la desolación y la profundidad
mineral de la muerte austera.

Ahí os dejo algún rastro y unos pocos agujeros.
Me voy ya.
Cerraré bien la puerta.

                                   31-marzo-2015
Aquí hubo recipientes para kilos de mandrágora
pero la tez y las viudas de marzo
inmoderaron el desahucio de flores y eunucos.

En la edad óptima se vigiló de cerca
el amor por las semillas. Y un hacha
fue la culpable de las cosquillas
a un anochecer cuya crudeza
es dominio en los roces bajo las arenas
y las movedizas fiebres de la inquietud.

Quisimos los labios de invierno para nuestras bocas
pero no contamos con el desvarío mudo de la montaña.

Así nos doblega la piedra tras las ebrias esquinas,
incapaces de un refugio,
desbordados por el enigma de la sed,
ciegos para la herrumbre de las cunas,
culpables al decir las coordenadas incorrectas
de un aullido, giro dramático de los huesos,
y de una cojera roma como la cuchilla
que reclama el trisquel no nacido.

                                   31-marzo -2015
Despertamos a los pies
tras la traición y disolvemos los muertos
y nada enterramos, ni guerras ni sombras;
ni por el pulso ante la horca,
ni por los halcones libidinosos
que se recrean en la perpetuidad de las tinieblas.

Antes apretábamos con agrado la soledad
y desnudábamos el sobresalto de los peces,
nuestro neófito grial y hasta los muelles del sexo
eran mito de nuestra doctrina.

Despertamos a los pies,
cubrimos la roca de vanidad febril,
aupamos el martillo y la hoz,
y gritamos, y bebimos clavos,
y hundimos despeñaderos y retorcimos dominios,
y limpiamos disparos y mordimos las leyes.

Despertamos a los pies
tras la traición y disolvemos los muertos
y nada enterramos, ni guerras ni sombras;
ni por el pulso ante la horca,
ni por los halcones libidinosos
que se recrean en la perpetuidad de las tinieblas.

                              31-marzo-2015
Con las carroñas de los presagios se adoquinan los tobillos
                                                                     en el idilio del héroe,
resucitando un camino que sirve a manos y pies
tras la cruda exclusión, para los que aún oigo cortar en
                                                                     la frontera,
en las orillas y bajo la lengua, un desafío obscuro.

Con las carroñas de los presagios brotan los roedores del
                                                                     insomnio
de las tapias vaporosas que fueron la última desnudez de
                                                                     mis cicatrices
cuando el clima sacudió en la tierra su ciego castigo,
que abrevió con vaho narcótico la voraz
huella...

Con las carroñas de los presagios brotan los roedores y
                                                                    suplican
por las hebras del coito, arbitrio de lo inviolable, sacro y
                                                                    parcialmente real;
por el enlutecido cosmos cuyos relojes de urgencia suicidan
el vicio de la crisis usurera que alimenta el griego color
                                                                    de las infancias.

Con las carroñas de los presagios revuelve el hambre a la
                                                                    luz,
culpando las vísceras de las cartas impopulares y las
                                                                    alarmas de los locos,
las sogas resucitadas en el subsuelo indocumentado de los excluídos
que, en breve, gritarán por las bestias.

                                               31-marzo-2015

lunes, 30 de marzo de 2015

No tienes escroto, ni testículos, ni falo.
La castración oscurece tus esputos.
Ladra el rojo primero de la orina.
Los gusanos escarban en su desierto.

Moribundo por la caverna, con espada de borracho,
los estiércoles de mi himno me suplican soberbia
con sinfonía de asesino... en el lodo
me ahogan las vísceras del infortunio.

En el laberinto mi invisibilidad ayuda.
Incendiadas de alcohol las pupilas, el veneno cómplice,
ensucia los gritos al espejo, que se venga.
Y boqueando te escupe su mirada.

Disparar ha ruborizado mi nada,
la tiniebla de la araña anuncia mi sacrilegio.
Simétricas heces conspiran a derecha y a izquierda
si se precisa de mi flora alcaloide.

Cuervo, ¿ cuanto mido según tu aguja?
¿Es eso heroína?, ¿queman mis cucharas
                                                       de recluso?
La ruina me ha masturbado con sumo interés,
me he desplomado sobre mi hechura de semen.

La cabellera tiembla y se duerme la lengua.
De la más grave lentitud a cualquier ínfima duración
                                                       es la desdicha
un trenzado metálico que asfixia.
Y el hechizo su ridículo signo de juego sucio.

En esta visible ataxia mi puta me completa.
No hay venganza aquí. Es una cruz y la
                                                      colilla de dios.
Cada metamorfosis es para mí una erección.
La sangre habla, pero es el labio execrable
sutura de sombras, silábica dinamita.
La pústula es obscena en mi eructo anal.

Me maldicen los erizos, obsesivos como pus,
mi feroz misterio pisa la mano del auxilio.
Recorren mis alucinaciones cuando a reptar se atreve
y detiene el habla de las alas, aunque nada cercene.

Muerdo las flores blanco de la vejez. Hay
un pronombre escrito en el viento,
un resplandor consonante. Mi cadáver hace
                                                       de mi cadáver
un hambre afilada, descenso al cuello de
                                                       una tarde
pocas veces alimento, pero puntal de este diagnóstico
y la hoz que maltrata el revés de mi demencia.

                          30-marzo-2015

viernes, 27 de marzo de 2015

No volverán los infames que hacía tributar la violencia
     tras la derrota de los verdugos
que escogían la estrategia según su enemigo,
     como si modelaran a las multitudes
por la consciencia expiatoria de las víctimas más débiles.
     Mi distanciamiento aguantará de su reclusión
los crímenes aún cotidianos y las jeringuillas arañarán
     los anillos de su periferia,
unos anillos de silencio, perturbados y desiguales,
     que deponen la fría entelequia cuando la piedra
brota en la justicia sus golpes concéntricos
     de enigmas y verdades, de la inutilidad
que resuelve vencer nidos y redes
     y en los muros acepta la prueba de los despojos.
No volverán los infames que el parásito escogía
     de entre los dioramas del invierno, donde mi inmersión
prohibía el rumbo de una piedad contrabandista
     que no mencionó el abandono de las anclas.
Se harán obsesivos y ninguna taxidermia
     los revelará como justa noche, nadie oirá los tumores
como inmersión que se corta entre los cristales
     por puro deseo.
Se coagularán de apocalipsis
     y explosionarán en las metáforas de sus sexos, entre la edad
                                                                                                 del humo
y los colores de la interna metástasis.
     No habrá materia alguna cuando
se atiendan peticiones de cremación, que presencien cómo
                                                                                          se devora
     su estirpe tras la lucha.
La tierra vomitará sus excrementos, y este tiempo,
     el tiempo de nuestras mortajas,
jamás será recordado.
No volverán los infames que, en las incandescentes
     llagas de la lava, castigan la necrosis que carga
hacia las falanges de los légamos.
     Perdurará una costumbre en la arena de los suelos
donde muerden las pezuñas, y arde el martillo de la
                                                                                   montaña
     que flanquea su ritmo: el ritmo
de las vigilias del nervio y de la sangre
     que ascendió en las antesalas de tortura
como si vendase la apatía
     y las variables maneras de la esperanza, que
distraen con el puñal, el cuello y la piel.

                            20/27-marzo-2015

jueves, 26 de marzo de 2015

Detrás de las cenizas azotan los chillidos de este apocalipsis
que sonó por mi cuerpo cuando el azul del tiempo
reflejó una sombra para los cadáveres enajenados.
En corceles acólitos aullé la estampida del esclavo
que invoca nuevos discípulos para mi carroza y para mi fractura
el devenir mórbido de las pirámides, que son de lisergia
                                                                                     y trastorno...
Un homicida tras otro crece sobre las amapolas,
que lloran en el equívoco de la tormenta ante los espectros
                                                                                     que se paralizan.
¡De madrugada jadeará mi egoísmo en los espejos! De madrugada
                                                                                     escaparán
de la ebriedad de las osamentas las verdades de mi lengua, que
han cercenado pestilentes y pútridos barrotes; el sello de las
                                                                                     tumbas
que se cosen en la aliteración de las ruinas de esta
                                                                                     escombrera se abre
a los juicios de mis esfuerzos perturbados que no gotean
                                                                                     un buen esperma,
antes de que el vómito fluya y las paredes se marchiten vencidas
por los suicidios de los iconoclastas. De madrugada mi esclavitud
instigará los estiércoles en obsesivos equilibrios, cuyas desdentadas
                                                                                     neurosis
embestiran contra taumaturgas instilaciones. Qué cierta será
                                                                                     esta nada,
la nada interminable de detrás de los errores que quise
                                                                                     que me convirtiera
antes de las mayúsculas del dolor, antes de las mayúsculas de los
                                                               nervios y las mayúsculas de las metas,
antes de los juicios únicos que los ríos de los
                                                               armarios sostuvieron
para mi instrumental de inanición; con sogas y espirales y
                                                               espuma negra, y verter de cuchillos.
Mientras volé, no existían todavía tantos excrementos en las tinieblas,
y el aire rumiaba por los perfiles de los
                                                               mendigos, que
hollaban pavimentos soberbios y escribían hechizos en
                                                                                    nidos,
que segregaban limpios licores en los picos de las águilas.
No es posible la marcha atrás.
El torpe desastre de la desolación eyacula sus odios
                                                                                   extraños
en los espejos, e inmola valles y siervos
que han creído esas alucinaciones, las alucinaciones de las falacias,
desde donde se bifurcan los triunfos para las guerras del
                                                                                  hombre.

                                  21/26-marzo-2015

miércoles, 25 de marzo de 2015

Como el vino de espinas de las secas iglesias,
yo desenlazo el sueño pretérito en que me roban
los modelados puños y la mágica fiebre.
Con alevosía le forjo mi epitafio
licitando mi confesión con ceniza y espada
en el músculo de su preciso imán, porque sé
que en ocasiones tanto alivia la sangre como el agua
y nunca gimió más el signo de inquina que de flaqueza.
Por eso me inscribo en una tarda cima donde todavía es mudo el horror.

En su punto exacto el caudal, fuera del círculo
en que asume sus aristas el crudo secreto,
cargo de otoños los huecos en una hilera que sabe
que ha de sufrir todos los estribos de los ojos,
una adversidad tendente al odio abstracto
que arrostre a las mañanas del viento y la bruma,
por ese nido profundo, boca y puente, 
que palpa la deriva en la huella después de un sacrificio.

                                           25-marzo-2015
Barruntan tras anochecidos huracanes
que entraron escoltados por el bostezo de las nubes.

Vienen con los secretos revueltos de lodo
y en las manos traen una sombra helada, la sombra
que repatingada en el calor marchita
las absurdas redes, mapas del hambre.

Caminan y hablan los pasos, una lengua gris
que frenamos y que disciplinamos
aleolando el gesto para escupir, quizás
para girar la llave de nuestra última borrachera.

Varios desvíos, un trenzado olor a usted y dos carajos;
no tenemos bastante con la herrumbre
que nos cruza la cara:
roe su costra nuestros manoseados orificios.

Al fin se oxidó la rueda, al fin se hartan las fragancias;
nos devora el rompiente de la traición
como cáncer en declive, y de los dedos
desparramamos los orbes de la pesadilla.

Vacilan curvando la hora menstrual.
Ejecutan y nos ejecutamos en los cenotafios.

Habrá nuevos charcos, y nuevo sudor,
y nuevas columnas, y las mismas armas
bajo los disfraces.

Y ambos, imperio y hombres, quizás
ante el mismo muro
o junto al mismo matadero.

                            25-marzo-2015
Hay mentiras que no naufragan
porque flotan en la esclusa de los motivos;
ácidas estancias que lamentan el olor de la razón.
No es hallar la estirpe nuestro impulso.

Nos adentramos en los bosques.
Buscamos la profanación en los ojos del olvido.
Alguien o algo silba 
en las edades de los verdes furibundos.

Sonríen los venenos. Poco a poco
cerramos los puños. No es miedo.
Ni impotencia. El ultraje
se aposenta en la ortodoxia esclava.

En las aguas trabajamos nuestra
condición profunda. Como hombres
debemos asegurar que no todas las
encrucijadas concentran nuevas nervaduras.

Pero se repite mucha hojarasca en los ojos.
Quizá la rabia no conozca el veredicto de la fiebre.

                                  25-marzo-2015
Qué lleva al miedo inoportuno
se sabe en el fondo de los pozos.

No hay porque vestir un habla de rabihorcado.

Pero la astucia es un hábito estupendo.
Y ser hábil con las tijeras.

De cerca una grieta es fiesta de la pared
aunque a largo plazo
trabaje los tiempos de un inevitable desastre.

Así que añadiré nuevas interrupciones a tu ombligo.
Comenzaré por retorcer el alambique en tu vientre.
Verás como tras la nueva marejada
un claro de manos desprovistas de huellas
vaciará de pisadas las direcciones de tu nombre.

¿Observas esta violencia en las lágrimas de mi sexo?
Será la última rabia
antes que me pierda
en las imbricadas ramas de la noche.

                                  25-marzo-2015

martes, 24 de marzo de 2015

El huésped es una cicatriz
témpano para los astros. Pero llegó
maltrecho, urbano como los calcetines
del suicida. No había plástica
en su ignorancia. Ni derecho
a claroscuro. Su proporción era
de tragedia, y mármol
sus circenses pupilas. Quiso
arte y geometría helada
como primer y segundo plato.
Se despojó de válvulas y blasfemias
al ver al perro, la criada y los libros.
Ahora viene cada noche a mi dormitorio
por respirar los crujidos de la chimenea
y olfatear las erecciones de mis arterias.
Le tengo un amor jugoso;
como de travesía cítrica
y humo salarial. De vez en cuando espesa
el fuego con su semen. Ignora
que el reloj no es una palabra,
a pesar de que en ocasiones
lo nombra como quien lee un objeto.

                             24-marzo-2015
Infortunio de la tormenta coral, violenta,
pero que interfiere en los siglos.
Infortunio del ángulo de opresión
de apostura viril, distante, que engruda
la malla antigua
y la malla reciente.

Un cautivo tiene que poseer su abstinencia
para que cribe por la dentada luz
líquido tiempo, que palidezca su semilla;
un tiempo que debe aplacar
incluso al tacto indefenso.

Bajo esta semilla, anterior a poder alguno,
lame de los huesos
el subsuelo la gruta cambiante.
Y un gemido nace animal
en el nombre,
lazo turbio caído en el broquel
del que valida la huella.

Suplicante rastro ciego: únicamente cincelas
un color, una onda
de quién sabe qué marea.
No relevas a la piedra
de la tenaz garra ni del bregar ávido
de los culpables.

                           24-marzo-2015

lunes, 23 de marzo de 2015

En la piedra umbilical
un crimen de tumores en el olvido,
vacío o recuerdo, pudre
la raíz en la fonética aversión
que dice el mapa sediento,
y un terror despoja
los podridos labios de su palabra
porque todavía su vergüenza se aniquile en el idioma.
La ignorancia de verdugos
apenas nutre semen, istmo, idea y la sombra
se rodea de columnas en el peso estéril.
Miedo de los ojos o las manos,
en la derrotada disección de las noches.

Como un mar temeroso
orbita el olvido y su seca lucha,
tiniebla y certeza de cuchillos,
y asimismo del acorde de rito bilingüe y obscuro
que remueve el subsuelo:
barrotes de las fiebres en inviolables alfabetos,
infierno del moho,
góticos pies vigilia de las formas,
merman celo y rostro del relieve.
Esa violencia, ese vórtice de la voluntad.

                            23-marzo-2015
Hiéndeme el dolor con tus silencios,
roba mi arena de la estrategia de tus olas
y puntúame de dudas, de terrores, de la inmensidad
de tu exceso hurgando las cicatrices de mi espalda.
Desobedezca en mis ventanas el sexo de los ladrones
y sean equilibrio las cuerdas facilitando en los sentidos
la sangre que duerme el delito.
Pierde mi memoria con tu desmayo bronco
igual a vacías percusiones,
y que mi medida sude con tus gruesos milímetros,
noches narrando errancia y arrebatos,
y el hervor se revenda como hambre prostituta.
Conquístame encrucijadas diminutas, o imperfecciones
si me pliegas tus engaños, y así entiendas mi revés.
Pero no rastrees naufragios ni destierros:
yo ataco de frente.

                                  23-marzo-2015

jueves, 19 de marzo de 2015

Anónimos como estiércol de infinito,
entre yugos agrietados y la seca
     antesala de la muerte,
ya mudos y ácimos por el abismo
se descomponen los hombres inasibles en sus sombras
     obscuras de silencio.

En los pasadizos esperan los secretos del origen.
Los pozos de luz hurtada a la herrumbre.
Lacrados los ecos, sellados los puentes,
por un halo de penuria heridos, atravesados.

Sólo en la caverna mineral
no se criban las semillas cercadas por la barbarie
y se defienden con la osadía de las mareas.

Pero los desbocados hierros de la dentellada
atrapan todo, pozos y secretos.
Sellada está la boca del viento, sellado el eco,
próximos al salvoconducto sangran los hombres
y aguardan el contrapeso de la necesaria reparación.

                                19-marzo-2015
El arrojo del ocaso, seguido de la tiniebla
y el aquelarre,
contra el que se hunde
la primera mano de la tierra,
alimentan las úlceras
que se reparten las víctimas de mis orgías.

Hay un laberinto que no reconoce
las nuevas intrusiones. Ahí vagan
esos extraños ajustes del silencio;
se muerden unos a otros los ruidos
metálicos al ritmo que marcan los grilletes.

Un desagüe lento abre contradictorias
direcciones en cuerpos asaltados
por un enjambre de cuervos
que se nutren de las voces amputadas
y los cráneos desquiciados por los martillos.

Desde las alturas puede verse un gran agujero.
Las hebras que desaliñan su contorno
son el comienzo y la lanzadera de la decadencia.

                              19-marzo-2015
La hora del infortunio.
Escucho tras de mí esta curva indeleble
como la tormenta sus retruécanos por el camino,
prietos por la violencia y por los periplos encarnados
ante la custodia de su propio arrullo.

La hora del infortunio.
Así peregrino en los seísmos del silencio,
invado la maleza de nuevo turbia
porque en el tiempo apretó la huella.
El dolor no me atenaza.
Lo entretengo con pequeñas alas.

La hora del infortunio.
En torno a la montaña, sagaces,
hay lúcidas erosiones fugitivas de metas.
Aunque esas metas heredan ampollas
y la venda que despiertan no es súbdito.
La meta cierra la crisálida por donde perfora
la muerte
que asegura que la común herencia será de nuevo el infortunio.

Y después,
me amarro a la lluvia, asciendo los peldaños,
preparo otras respuestas, tiemblo ante las alturas,
y caigo.

                                 19-marzo-2015

miércoles, 18 de marzo de 2015

Atesoraba embriaguez antigua
como balanzas en la sangre: las balanzas
equilibraban, como en los
meses se aletargan las impotencias de la asfixia
de fiebre;
por los precipicios del viaje volvía
a los viejos trayectos, se deshabitaba,
y anunciaba otra vez
en breves, cortas sentencias de absurdo:

como en su vanidad los años apenas arañaban
fundían
palabras para poder soportar
la razón en la mente, y el interés bastardo
lo derrotaba
y huía a los gritos, y a roncos golpes,
siempre desnudo:
además, cuando la
piedra pestañeaba y le detenía

los ácidos labios, nadie era quién de arroparle
de los recuerdos, la
piel frágil al tacto, los ojos mordidos,
luchando por despintar, por escamar
el altivo muro desafiante:
atravesado, borroso a los vientos, gemía,
espectoraba, pedía el verdugo
como una perra en celo pide la vida.

                        18-marzo-2015
Estos ojos
me siguieron a una noche
donde la sola ilusión era de ansiedad
y de interferencia de la peste.

En sueños deambularon
entre zigurats de hojalata,
una expectativa futurista que semejaba
ofrenda ingrata de un represaliado océano.

Estos ojos machacados
se ahogaban en precisas abreviaturas,
cuando la munificencia ventral
daba ejemplos de hechura y tonos.

Nunca encontraron el eje,
pero mis errores les dirigían
hacia una científica soledad.

Nunca encontraron los polos de energía
aunque jamás difundieron la inminencia del dolor.

En ocasiones representaron
al infestado destello de una proyección
en la reescritura de los fallecidos.

De ningún modo se aplacaron,
cuando los accidentaba una crítica negativa,
para plantar cara por los actos innobles.

No promovieron urdimbres contra las dinámicas de la periferia
y se adecuaron a los valores de la errancia promiscua.

El origen que los constató
supo ser definitorio
de la seminal belleza que se cura en la roca
a disposición de la mística relajada.

Intercambiaban a su antojo los esbozos de la moral
y en extrañas directrices
me ayudaron para otorgar el énfasis a la espiral.

Estos dos apéndices como gemelas pirámides
que ahora rebullen en lo más alto de la consumación,
convergen en los secretos de residuos escarpados,
mientras la tierra exclama por millones de ojos
amontonados en las ciudades.

                                  18-marzo-2015

martes, 17 de marzo de 2015

La horrible mueca todavía salvaje grita,
desde el castigo del invierno,
las tragedias, los dolores, las obscuras mezquindades de la existencia.
El suicidio de la sociedad.

Se afilan los cuchillos y el odio jamás desespera.
Flamea con entusiasmo.

La tarde contiene el amarillo agresivo
mientras rompe la dialéctica.

Tahures litigantes capan sexos que la lepra muerde,
demagogias que humillan por condecorarse,
chiquillos que callan pueblan alcantarillas,
súbditos e idiotas contentan a las masas.
Los andrajos escarban, con el hierro en sus lenguas,
la prieta trenza de la propiedad,
meada como la usura,
cainita como el patrón que se injerta en el patrón.

Mordeduras de loco que colmaron de saciedad al látigo.

La piel lo recuerda.

La horrible mueca, que aún no es ceniza,
degolla el silencio del violado cadáver.

Inexorables en el requiebro que deglute la muerte
celebran su cruz las cadenas.
Afanosas parten hacia unas larvas
que atoran el plagio de la mosca.

Entretanto, se exanguinan las palabras.
Entretanto, se deforma el martillo.

Azota, de pronto, como si un bramido hubiera
hallado el olivo bajo el que cobijarse,
esa lluvia de las peleas puras
que se aguantan al sentirlas,
que a la piedra incrustan en la piedra origen,
fuerte y certero canon.

La horrible mueca de frontera, anémica,
por el puro ocaso que a todo envuelve,
urde un último arrebato,
pero la revolución es ya una caricia
demasiado suave.

                                17-marzo- 2015

lunes, 16 de marzo de 2015

Mi camino es un océano, o un desierto, o una
galaxia, o un cosmos
trepidante con su diagnóstico dinámico de voluntades,
y en ocasiones determina líneas en tu cuerpo,
cruza los adentros de tu organismo,
exige los numéricos volúmenes,
incendia las aritméticas axiales más inauditas
de ti, intuye los teoremas
que tú no conocías.

Pero mi camino es por encima de todo una metafísica,
una metafísica madura, audaz,
que te embriaga sin que la ingieras,
que corta con pulcritud la razón de las direcciones
de tu substancia, y las articula,
de la misma manera que la locura va enajenando los nervios,
o un obrero ladrillo a ladrillo completa una arquitectura.

Mi camino,
mi camino ecuacionable,
múltiple, filosófico,
contradictorio en sus bifurcaciones, polvo
de una tierra abierta en orillas.

Una metafísica de imprevista luz,
de espejos arteriales,
que te traccionan, y te adaptan, y te acoplan
y todavía te fusionan,
porque son abismo siendo libertad,
y a ellos llega el cántico de la tierra
en tu obscuridad.

Yo sucumbiré de angustia en cualquier momento,
en algún vértice sin importancia,
pero mi camino, tan rotundo,
será la consciencia de lo absoluto, será
el tiempo, vertiendo
cada minuto en las bocas de los hombres, su palabra
y el mundo incontestable.

Porque mientras la eternidad no se pierda,
mientras entiendas el éxtasis de cada elemento
( aire, agua, fuego y tierra ),
esa movilidad del camino,
esas direcciones a veces difíciles,
se ceñirán a tí,
a tu interior,
y serán cuerpo de tu esencia.

                           13/16-marzo-2015

viernes, 13 de marzo de 2015

Despunta, frío,
cual lagarto,
sacude algunas piedras
como un ciego embriagado.
En la piedad latente de los labios
extiende una palabra
instala un nuevo espejo.

                                           En algún silencio tendrá que hallar
ese arrojo natural
en que depositar el rayo.
Náufrago de angustia,
                                       monta orillas
por las que hay que vagar
para cicatrizar los límites.

                                       13-marzo-2015
Fuerza los ácidos sureños de los vientres
como un inocente traductor.
Hunde las manos en los colores huidizos

descubre las horas
agitadas de sueño

revuelve en las cadenas de la fatiga

observa, oracular, sostenido por hilos
y para cuando emerge
de los deseos de la verdad

cuando escapa a los gritos

en la malla de su memoria
contempla una privada luz,
única,
delirio de un círculo
continuamente abierto.

                        13-marzo-2015
Ven y cuida sobre mi cuerpo tus estaciones,
que concluya en tus centímetros una revolución justa
para poder perdurar en el camino que te habita
y que habla como las frases de una poética embriagada.

A esos partos, túneles solícitos de la luz,
los protegeré con mis manos de ginebra y tramontana
que corren las ataduras de nuestros antecedentes,
después de lavar los hilos del desahucio.

Tras cada corriente en los frescos de los secretos,
a las fábulas de islas inacabadas
les encontraré su propia reminiscencia
y daré comienzo a una nueva sal y a nuevos idiomas
que la memoria inscriba de fuerte significado.

                              13-marzo-2015

jueves, 12 de marzo de 2015

Los cuervos hierven en mi boca los picos,
                                      en las plantas de mis pies
preservan las llagas,
cuidan que supuren los exabruptos
que los ocasos del recluso
pierden en el último vuelo,
antes de la colisión.

Así son los arcaicos matices
que los locos
entristecen de las aldeas solitarias.
Así son las lindes de unas alas
en las montañas de perdidos hechizos
y tuertas crueldades tras los golpes.

Hay degenerados arácnidos
cuyo himno presiente las armas
y el humo de los crematorios.

Los cuervos pueblan mi pecho.
En mi pecho todavía hay lugar para los cráneos
que pudrieron las torturas
de aquellas bestias cuyo vicio era la pólvora.

                              12-marzo-2015
En la inocencia de mi escalera
proclama mi luna voces
roídas en tanto yo vestía los arroyos.
La noche pide cucharas y mi deshielo
fija el abrigo de la dislexia,
murallas y peines,
la incandescencia del momento y el olor de la bóveda.
En la inocencia de mi escalera,
reposan el sexo los alfabetos de las ciudades
que temen por la extinción de peces
como el extraño trance
que concluye con el vómito y la risa.

                           12-marzo-2015
En poco tiempo talaré los secretos
y manifestaré mis labios y trinaré mis segundos
con el marfil de los verdugos.
Talaré los sueños tontos de los elefantes
y morderé mis restos con el grito
y engulliré las moscas en los ojos de los niños.
Mi complejidad será de puertas perdidas: sin dientes y sin luz
me entregaré a la noche
de mis rutas muertas
y haré números.
Me arrastraré junto a las viudas de las huellas y juraré despertar
                                                                                         los silencios,
ocultos en la estela del terror.

                                              12-marzo-2015
Desde el puente vuelan mis direcciones,
durante muchos años en letargo,
hacia la brújula que cuida el índice de la muerte
y sus intrincados temores.
Desde el puente vuelan mis direcciones,
durante muchos años en letargo,
hacia los aromas de la tierra,
hacia la memoria de los tobillos.
Desde el puente vuelan mis direcciones,
durante muchos años en letargo,
hacia la cabaña del fraude,
hacia la duda,
hacia los tentáculos que asfixian las demandas y no avisan,
hacia las figuras incógnitas de los que reanudan los calibres
de los días y la experiencia,
los calibres de las rutinas distraídas.

                         12-marzo-2015

miércoles, 11 de marzo de 2015

Es de piedra el gato y no la soledad de la lengua.
Así mira el sueño la calma en los hospedajes.
Nada podrá borrar el placer azul, ni
las mismas riendas de los perros.
Por eso canta el pantano.
Cada nombre está anegado
aún antes que los cimientos de la noche
hundan sus copas
en la ebriedad de las embarcaciones.
Y serán miles las ratas
que vengan a sanear las heridas,
miles las alimañas que corran
tras los aleteos y las voces del norte.
Serán parientes de las lápidas las alturas,
y el humo sin calibre de los despeñaderos,
el hondo descanso necesario
para el oleaje en los vientres infértiles.

                           11-marzo-2015
No puedo situar los maderos en la bilingüe sordera
con que las leyes de los hombres me aplastan los genitales.
Será impura la unicidad de mi silencio
y exabrupto el sobresalto con las avispas.
Pero quiero abrochar yo solo las puertas de los extraños.
Escaldar mis verbos y mi mente
con los verbos indemnes de la caligrafía en suspenso.
Que del poder del suelo emerjan
las trenzas que tras aplicarse en el arte de la llama
obran el anhelo tomado de las raíces de la epifanía.
Y así animar las doradas arenas
para el acopio de miel y el lustre de la sierpe,
e invocar el éxtasis denso
contra la curva que transmuta
los vientres y acepta que los cauces
sean un fiero atávico, cuyo ámbar
gotea la indiferencia de septiembre.
Para que obtenga mi sabor la catársis ritual
buscaré en los vastos verdes de lo ingrávido
el canto que se apropie de mi genuino vagabundeo.
No me quedaré en la casa de los espejos.
Ahora sé que los espejos no son torrente de una sola tierra.

                                    11-marzo-2015
Políglota como el vómito equilibré la sombra
cuando retrocedí a la expiación para lavar las ropas
que llevaban el discreto recelo de las piedras
a la tentación que cultivaban sus paisajes,
los paisajes de lo que ellas eran núcleo.
Políglotas se endeudaban las náuseas, que en otro
abismo
articulaban la displicencia con sus ruidos y su vértigo
de languidez y de condena. Sólo la piedra
rodeaba el imposible, como si las putas hicieran
el vino cándico de las siete de la mañana.
Los escombros se abrían enfáticamente y provocaban
que mis fragmentos se desecasen al hurtar
a la anemia mecánica, que semejaba un asilo
estridente e impenetrable, el asilo de la ignominia
de aquella alienación que se nutría
en cada desengaño, en cada falta de equilibrio
y en todas las incredulidades y balanzas, cuyos intérpretes
se batían contra los augurios y contra las difusas hordas
que se estratificaban en torno a los filtros del espíritu
para desbordarlo con incontenibles raíces.
Cómo confiaba en las ratas a esas guadañas tajar
arena infinita sobre las huellas con el torrente apoplético,
atestar las virtudes de la esterilidad corrupta,
la tempestad que se malograba por los castigos
en el estrecho hoyo de los ojos...
Recogía los tiesos desmayos de la angustia
entre los detritus...
Políglota como el vómito equilibré a la sombra
cuyo camino estaba congestionado y era doliente
para mi estadía y mi cordura, que había
girado a tiempo en el túnel, y que ya no barría
en la suntuosidad del rayo.

                                      11-marzo-2015

martes, 10 de marzo de 2015

En una colisión de imperativos
crispo mis zigzagueos
mis hilos y mis libertades.

En una colisión de imanes
lacero mi irracional tacto,
mis ángulos imperativos
mis curvas y paralelos de existencia incómoda.

En una colisión de brújulas
derivo mis dudas.
Derivo en ellas mis arterias
y mis reservas,
mi hambruna
y el juego móvil de mi interior,
que crece en secretos empedrados,
hacia los empedrados de la humildad
hacia los empedrados de la fascinación.

                         10-marzo-2015
Debiera proyectarme
     en el adentro de la estirpe,
y limpiar rincones
     y silencios.

Debiera limpiar
     en el espanto y
en las identidades.

     Aunque duela,
y mi intrusión
     sea sombra
y sueño.

                10-marzo-2015
Donde comí ayer es ahora lugar de catástrofes. Un humo
                                                                                  de madera rugosa
obstruye los conductos de la vida y nada acota las hemorragias.
Los párpados han averiguado el anhelo por mudar mi piel
al abrigo del ronroneo de las nubes y sobre el regazo de los
                                                                                  asesinos.
He copulado con los asesinos y probado de sus heces
                                                                                  la soledad,
cuya evasión como de cera no escruta los orificios,
y que hablan en un rudo plomo que oscurece los tejados.

Los torturados desprenden una argamasa que nada sujeta,
porque es lienzo de la sierpe
y los trazos de lóbregas uñas,
y epifanía para los gruesos grabados contra el ansia.

Estas puertas conducen a la alucinación. Ofrezco a las fauces
abiertas funesta porquería y al resplandor
un infierno coagulado tras la catársis.

Cruzan el siniestro los fríos fósiles, el tambor
ingrávido para los vientos,
una mezcolanza implacable de hostilidad y duro dolor.

                                   10-marzo-2015
Nada entiendes, hombre solitario, de las encrucijadas,
nada de esas mandíbulas que me agitaban
como los ruidos que dispersan mi cabeza,
nada de esos peligrosos estallidos, peligrosas voracidades
que me retorcerán las muñecas febriles.
Nada entiendes, hombre solitario, de las encrucijadas
que guardé sin tregua como a la luz,
cuyas alas fosforescentes hace mucho han sido empalidecidas por los
                                                                                      garabatos del presagio,
y nada entiendes de la voluntad
que me domesticó el vagar entre las vallas caídas
como un cadáver indiferente.
Nada entiendes, hombre solitario, de las encrucijadas
que me cerraron el abrupto bostezo de la cueva,
que me cerraron a los objetivos crueles de la experiencia,
que me flagelaron los soles para no poder mezclarme y rumiar
en las altas tensiones de mis palabras.
Nada entiendes, hombre solitario, de las encrucijadas,
de la acusada violencia con que escupía mis lanzas,
nada de las potencias y el fasto terroso,
que consumía como si fuesen embriones los mates monogramas
que apretaron gratuitamente mis labios,
con la aversión del doble fondo y la trampa, para infiltrarme.
Nada entiendes, hombre solitario, de las encrucijadas
porque tus colores imploraron las hurañas constelaciones
de este vacío, el temor que tus lamentos reavivaban como
                                                                               a negros charcos.

                            10-marzo-2015

lunes, 9 de marzo de 2015

El silencio me ha expulsado al caudal del dolor.

     Ahora sube gélido despertando
y suplantando el miedo.

     Nada le hace frente erosionándolo,
ninguna dentellada de la luna
      ni ningún abrasivo del odio
lo perturban en su empuje.

     Llegan de las grietas de la tierra
los primeros brotes de lava
     que no conocen la piedad.

El silencio me ha expulsado al caudal del dolor.
     Nada encima
mi mortaja.
     En el cenit del estruendo, la nada.

                            9-marzo-2015
Me masturbo ante tu lápida.
Los excrementos de los cuervos lubrican mi silencio.
Tengo dos sogas en cada una de las muñecas.

Aprieta los dientes la tarde
y mi cuerpo es un orificio de insanía.

Los rostros que se arrastran para ser testigos
     escupen a mis pies.
Mi jadeo no frunce a la ranura
     enquistada en el impulso náufrago. Herrumbroso
está mi refugio, que la lujuria deslía
     hacia el mármol, para cobijar el útero del polvo.
Mi estado es convulso.
     Sobre la tierra, desdibujado de orilla,
cuento las siluetas de los derrotados.

El semen cuelga de mis manos,
como cuelga la sangre
en las habitaciones de pan amargo
y aromas
                al otro lado de nuestro propio misterio.

                          9-marzo-2015
La adversidad irrumpe inesperada
     y me distancia de la verdad,
de los medios plurilingües del éxodo de los compases.

La adversidad irrumpe inesperada,
     distancia mi obsesión en el azogue lento de la luz
y la endurece como al castigo.

La adversidad irrumpe inesperada
     ante la monocordia de la hambruna
que ha desordenado mi memoria.

La adversidad irrumpe inesperada,
     su cubil de fatalismo se concentra
en grumosos aullidos,

     el torbellino que el aliento todavía no desborda,
la adversidad, la impotencia, la obscuridad

     que oculta a los miserables,
que fragmenta los arcos de las formas,
     que ramifica mis cadenas,

la adversidad, la impotencia, la obscuridad.

                                 9-marzo-2015
Has de soportar a las voces en que te fragmentas,
     la órbita que circunda tu origen,
al espacio de lo indecible que rige
     el despertar y la luz de tu letanía,
donde son certidumbre los ramales del vértigo.
     Has de soportar a las voces en que te revientan los
                                                                                       cauces,
al cuervo que achica sus propios excrementos,
     al pavor que funde las banderas,
al negro de los metales de Furias en los
                     que moja tu lengua, la dirección de la grieta.
     Has de soportar a las voces que desbocaron tu semen,
                                                         zarandear el hombre desnudo,
     en el que invocas los oficios de la muerte.
Has de soportar a las voces en que
     te partieron los verdes primordiales,
donde tus calas integraron la conciencia del último fondo de la
                                                                                                        piel,
     donde los reflejos disponían el haber que es saldo
                                                                            de los latidos,
donde las mareas existen tibias y largas.
     Has de soportar a las voces
después de golpear el frío
     y el rapto que entraña sustentarse en la cascada del grito.

                                     9-marzo-2015

viernes, 6 de marzo de 2015

Ahí tienes los excrementos,
     no escribas la náusea,
ya que su argumento es el hambre.

En otra ocasión probarás la carroña.
     Su tesis no se puede ilustrar
y su rigor se distingue por su exigencia.

Ahí tienes los excrementos.
     Las moscas fueron bello envoltorio.
De la carne fresca regresan los gusanos.

Y la decadencia no huele.
     Evapora la vieja ley con traje de admiración.
Y tú aprendes de las nuevas raíces.

                       6-marzo-2015
Jamás se han consumado las metamorfosis de antes del tiempo
ni el veloz pulular
de las amapolas de esta espontánea obsesión,
ni flexionado el vértigo sobre la eternidad
de piedras tentaculares que respiraban ignorantes
tras la locura remota del trizado juego
que mueve sus larvas desde relámpagos intrépidos.

Jamás se han consumado las metamorfosis de antes del tiempo
ni el mortal énfasis
de muchas espinas, que aún en la cumbre del dolor
se ausentaban impúdicas de la lucidez del martirio
y al fin se desecaron en profundos despeñaderos
tocando la sangre cada torrencial voluptuosidad
como si el prodigio fuera estridente.

Jamás se han consumado las metamorfosis de antes del tiempo
ni repetido las exigencias de los archipiélagos,
que en la irrealidad concedían la asfixia
de la punitiva antimateria al vórtice y el caos.
Jamás ha consumado nada esa errata,
que neutraliza en azules causas, los párrafos
de un vasto frente de la retórica.

                                     6-marzo-2015

jueves, 5 de marzo de 2015

Restan madres para unificar
las sombras,
una cita de trances,
el viento que juzgue la impune mentira.

Hazañas que en cada bolsillo
guarden el rencor y la simiente.
Libres temblores que suturen
los paseos solitarios;
cobertizos de cielo abierto
y manos cerradas.

Ella se arrodilla
ante la necesidad de una buena cosecha.
Él enciende un cigarro y calla.

Entran a la casa.
La obscuridad
arma el silencio.
Hace un pequeño hueco
para el salario de los cuerpos.

                        5-marzo-2015
El cuerpo,
cráter de la nada,
expone sus mentiras
un día tras otro,
a la insondable explotación del miedo.

Nada importa el saludo de la muerte.
Nada las llamadas ciegas
que la carne, dictadura de la vida,
despierta en el destino castrado.

Ahora, los años de hurtos
son un sementero para los nervios,
y el sexo un escueto fuste
con que elaborar mallas y trampas.

La gloria de caer en el fuego
y no perderse en sucios laberintos,
es la envidia de quienes
portan el oído de los relojes
y no saben en que estación
penetrar el acero.

                        5-marzo-2015
Sólo habitan antesalas donde llueve
el chillido hebreo de una pierna, su furia tras la metáfora,
                                                                                      las heridas,
que para los vientos eran clavos cristocéntricos y mandrágora,
sólo habitan antesalas donde se destetaban altares y las
                                                                                  arterias mamaban
su métrica para un pavimento sin cicuta
como si enterrasen sólo para las cunas trepadoras y para la veleta
                                                                                                      y el trueno
en la vertical de los efímeros huesos inhóspitos.

Sólo habitan antesalas donde incubaban las mandíbulas
y cercenaban ecos fungiformes a cabellos maleados y sin
                                                                                predios, donde
reclamaban al hambre riadas y sangre y
susurraban a las zanjas sudarios para cruces perdidas.
Sólo habitan antesalas y arenales lechosos que, a pesar
                                                                                       de todo,
no asolan a las salinas jorobas
que sustentan el ebrio mito después de tantos cráteres.

Sólo habitan antesalas donde no visten a las algas,
ni el mal de la medianoche ni el pecho
de los espantapájaros y de la magia que, desde los vocablos,
holla en la incógnita, donde no brincan
mechas, enjundias, serradores de otras raíces, ni soplan
en un trallazo no picoteado en pezones desexados, donde el
                                                                                        caracol sólo
manualmente zigzaguea en los relojes entablillados del patíbulo.

Sólo habitan antesalas donde caligrafiaban hebillas, no satisfechos
                                                                                                de la sierpe
y de la escolopendra, donde localizaban pescuezos, muertos de iris
                                                                                               y de crisálida,
para la resurrección y la odisea, torciendo con frecuencia los espinos, aunque
insistiendo en el balanceo de sus asperezas, y donde
                                                                         a última hora
barrían en los mapas las máscaras, con que
suplantaban una identidad que fulguraba en los desechos.

                                       5-marzo-2015

miércoles, 4 de marzo de 2015

Se pronuncia el innombrable y exhala vértigo.
No hay que enterrar los reflejos que la presencia
para poder ser real, ansía.
Eres una concavidad
como las que te limitan, abandonada
por la turgencia y el silencio. Anulas
la trasminada epidemia del azar.

Es inútil mostrar el sudario,
aprueba la purga en el manantial,
y que espese de ira
la malignidad de la trampa.

A mí desean descomponerme las lámparas heladas,
el aceite que me clausura anudándome,
en la brasa, sediento, envarado,
y, si el hálito nos encara, los viscerales filos
de los despojos que hablan dentro de la fiebre.

                               4-marzo-2015
Es signo, profundo, umbrío.
Señala cual oráculo incendios y sangre.
Esparce por los suelos la sordera del agua
y susurra a los testigos con plumas de cobre.

Guardamos cuántas colas enlazó al éxtasis,
que somete en la levedad de asfixias,
de quiebros podridos y del olvido
de desgarros en la memoria arcaicos.

Es detritus, ilegible y deriva.
Aunque a los egocéntricos ofrece placer,
pasión a los confiados, y a los estúpidos, virtud.

Es locura y es ceniza. Pero si en la senda
fluyen ofrendas, de la sombra
esconde el dolor, y al fin nos atrapa.

                         4-marzo-2015
Simulacro bajo tu nombre tendido, la palabra
en tu cuerpo, enquistada.
                                             Embridas
a tu vulva los muros de la noche;
a tu grito de vientre mineral apostas
el imaginario de la diversidad.

Eres la incógnita traductora de lo sórdido,
el reclamo para la angustia de la rueca,
la orilla perdida por el sexo de las horas.

No quisieran límites los fluídos de tu vagina,
y mis manos conjuran,
borradas de remordimientos,
las huellas vibrátiles que detonan en la meta perenne.

Zonas de arrebato y afirmación de tránsito
fotografían la saliva,
los pliegues del refugio;
la incertidumbre y el espectador
antes de la tregua.

De los orificios perturba la calma acrílica,
la gingivitis del humo en las emociones de la sangre,
y esa química refugio de la inteligencia apócrifa.

                               4-marzo-2015
En mis manos no hay más horas
para la papiroflexia de tu nombre,
ni espacio cuyo rumor renuncie
al funambulismo de tu útero escéptico.

Cabeceo para poder sobrevivir
a la succión de hidrógeno
que en tu órbita
es la práctica insolencia
de un vírico salitre.

Una sola vez la ortografía de nuestros callejones
fue el crepitante eco
comprendido como frontera y demostrable estruendo.

Ahora envejecen mis ojos
por las migajas de un dividendo suburbial
que testamente el silencio amortajado
en la herrumbre cotidiana de tu nocivo territorio.

                            4-marzo-2015

martes, 3 de marzo de 2015

El aliento de la violencia encierra un exilio duro,
fluye su dolor y su vértigo permanece.
La senda del desierto vincula su clausura
con la sal cegadora que brota del aire.

Arrobada ensoñación del enardecido desierto;
ardor en las estrías; en el aliento, puñales.
Hieren las llagas pulsos contrarios,
y un hilo insólito anuncia el estigma en tránsito.

Aquí hay una sal que reverberan las arenas,
que asfixian los astros, que arañan las aguas.
Cuando el tiempo la extinga, adensará la nada.

                            3-marzo-2015
He vigilado un camino,
un territorio seminal y sus bifurcaciones,
el instante con su espacio, con los tiempos
hondos, esenciales y cósmicos.

He vigilado un camino
para dar forma a la pulsión de un indicio
en la luz misma, fluyendo, con la postrer
inmensidad fuente de mi enigma.

En ese camino
incendié, como sólo puede hacerlo alguien
que nunca ha revelado los misterios

de su extravío, ansias y consuno.
Bebo ahora de las cansadas sombras
que sellaron mi duda en la piedra perpetua.

                             3-marzo-2015
En cuántos restos erróneos
me he golpeado la piel manchada
oliendo la realidad insistente
de las catástrofes liberadas de autopsia,
los nervios articulados por la chatarra,
los espasmos profundos del alcohol
como pretexto de la huida, y las dimensiones
de las palabras que hieren pixeladas de interior amargo.
Siempre fui el que percibía
los escritos clandestinos de los amputados.

Pero antes me acechó la inmadurez onírica
y los ojos cobraban sus crisis
con esa ocupación inestable y diletante
de los narcóticos que se visitan tras el desafío oficial.

                             3-marzo-2015

lunes, 2 de marzo de 2015

Es territorio de hurto improvisado la caricia.
No limpian la piel
los fluídos de tu sexo esquizoide
ni mi antebrazo anal.

El odio es la noche de un contraluz
que dirige sus febriles tentáculos
hacia las trampas de veneno forense.

En momentos como éste
el espejo es un escenario
de monóxidos en alerta.

Al contacto de la niebla
tu boca dibuja la árida ceguera
de una sangrante quietud.

Tu vagina es la vejez de todas las ansias,
un exabrupto de insectos mutilados,
la fragilidad córvida de la tarde.

Hallo desperdicios que parpadean tus insomnios
y me ovillo en el iris de la codicia.
Dime qué ficción caligrafía hoy
la cotidiana neurastenia
de las corruptas avenidas.

                         2-marzo-2015
Las huellas, y la silueta
en el tramo de las detonaciones obsesivas,
abrasan los signos de muerte.
Cuando todo ha sido devorado,
al tiempo que cuando dispara la realidad,
urge elevar las puertas.
Los hombres, la locura de vergas
y apostasía, el depósito de golpes
y el último tatuaje mecánico,
acumulando viejas vigilias o impulsando proscritos,
deben velar un cambio
que sea subversivo y extremo.

Pero es dolosa la expansión de esperma.
Una nueva fuga, de madrugada, revela
la utopía y le huele el sexo, las oscuras
conexiones, que te imbrican la psique,
como el ruido nocivo del clítoris eléctrico.

La alarma interumpida
y el fracaso racional
te hacen explicarte desde una jeringuilla:
"no me turban las escaleras,
pero discuto con las lenguas sucias de saliva".

                                 2-marzo-2015
Desde tu luz, aquí, desde esta otra
distancia de nuestro principio furtivo,
me has buscado insistente donde todavía
creo que puedo recuperar
el peligro y la ambigüedad de tu palabra.

Te exalto, entonces, ahora, sobre el impuro
botín de un gesto de esta caricia
entre aquellos centenares que interpretaban
el temblor de un egoísmo surreal:
te sufro como una vocación
arterial, inconsciente y peligrosa
que retiene en la abstinencia de un vicio
lo que marcan aún las ocultas riendas
culpables de cinismo
entre los detritus de los hábitos.

Yo jamás he hablado ante esa pared
de tu eco, y maldigo
los soportes de esbozos patéticos
que le trasnocharon una posteridad a tu alcohol
de sobornado plural, aunque hoy
todo lo que aulla el ladrón desde la celda
me horada con la tiniebla del miedo
para que muerda, en esta elisión
indiferente a las armas, los harapos
éxtasis de la mentira.

                              2-marzo-2015