martes, 22 de diciembre de 2015

     DESECHO NÚMERO 3269

Es cautivador que los rebaños
liberen los augurios de todas las
     palomas
en el mismo archipiélago.

Ése cuyas legañas cuelgan de los
     corazones,
y deja escapar desatadas verdades
por los esfínteres que jamás
se cansan de arrastrar las máscaras.

Hoy hace un día fabuloso para
decapitar los esqueletos del sueño;
un día en que las pesadillas
crujen excesivas bajo las dolencias
de los árboles desnudos.

Nada sucede más inútil
que un golpe mal pronunciado
aquí, en la recóndita amargura
de unas alas que extenúan la
ansiosa fatiga
y el fraude en plenitud
de relámpagos y vulvas entre los
mediocres astros
que atraviesan el humor tierno del
aullido.

                            22-diciembre-2015