sábado, 19 de diciembre de 2015

Mi cuerpo es un vagabundo de cristales rotos.
  La madrugada pisotea sus
orillas una y otra vez.
Mañana seré nadie.

                19-diciembre-2015