lunes, 7 de diciembre de 2015

La herida ya es un grito en torno a un centro indefinido.
No es posible la sutura.

Dejadme abrir la ventana.
Dejad que entren los cuervos.

                 8-diciembre -2015