lunes, 7 de diciembre de 2015

Hay añicos de tus ojos en los cristales lúcidos;
en las sábanas amargas réditos de un sudor
apresurado y de un humo indolente como el
          arañazo.

                           6-diciembre-2015