martes, 22 de diciembre de 2015

El nombre irrevocable hace cumbre
ante el soliloquio de la piedra.

Mañana vagaré entre tus muslos,
pues a pesar de todo, soy rehén
de los relojes cincelados
cuando despojas al grito del enigma.

                   22-diciembre-2015