viernes, 20 de noviembre de 2015

Se podría pensar que habito en estos refugios,
se podría pensar que en ocasiones los domino desde la evidente
                                                                            [forma hasta el ángulo
     del amplio aliento barroco
como a cuerpo de piedra,
como a antigüedad abrupta erosionada a mi albedrío por la
                                                                                   [espiral del vértigo
     y el tiempo de la luz.
Se podría pensar que son las puertas para mi silencio.
Se podría pensar que cincelan su aire en desafío contra las sombras,
que tajan sus muros para abrir mi cicatriz y mi herida,
que ofrecen las infinitas estancias como celdas del ansia
     íntima,
que inyectan uno tras otro estos sacros venenos para relanzar mi
     aliento.
¡Extraño espectáculo el que convocamos en origen mis huellas y yo!
Quizás verbalizan como pliegues hendidos
por esta ciudad de esqueleto en extravío donde derroto sin armonía,
vórtice hacia la nada,
envejeciendo con el temblor congestionado que me invade y no
                                                                                       [consigo expulsar.
Quizás así,
me sostengo como un vestigio en esta cautiva incertidumbre,
como un aliento a traspiés por estos aromas de los que no hablo su idioma.
Me desgarran sin pudor de fuera hacia dentro
estas hediondas pezuñas que me injerta el jadeo.
Me funden con tripas de fuego,
me asfixian entre herrumbres de abismo como a un espectro,
me hilvanan en desnudas superficies y en oscuros clavos que exudan
     como los amargos paseantes de la violencia,
me engrudan en contraseñas,
me reducen con ácidos y con bucles hasta la incógnita,
me fuerzan a bullir en el reloj de este nítrico ritual,
me vulneran como brida desobediente en la intemperie de todas las resacas
hasta la perversa miseria y el infierno sepultado,
siempre al acecho,
siempre a nada de ovillarme a traición contra el azar del
     inasible acorde.

                                         20-noviembre-2015