lunes, 19 de octubre de 2015

Te arqueas,
humanamente te arqueas
como un acróbata
que sucumbe
dentro de la esfera de un reloj.

Tienes unas décimas de fiebre
y algo de humo bajo la lengua.

Hoy no ha venido a buscarte.
No, no ha venido.
Y el mediodía se hizo demasiado largo,
largo y tedioso
como el amor
que siempre viene de vuelta.

                    20-octubre-2015