viernes, 2 de octubre de 2015

Me reveló demasiados vértices este silente eco,
fijado in extremis a la taquicardia de lo ritual
lo mismo que un tatuaje que en secreto muestra colores
     acrecentados en la débil realidad de la inconsciencia.
Máscaras como música de llamas para alimentar el inarticulado
     silencio;
habitáculos inmundos y secretos donde se constatan las
                                                                                      [encrucijadas y
     asoman los extravíos.
Unos se mantuvieron tan sumisos que eclosionaron entre los
                                                                                             [tranvías de
     un solo insomnio.
Otros se cimbrearon a lo largo de las escamas, como sierpes de
     sombra.
Algunos resbalaron enervados por la hermosa fugacidad en la
     voz de la noche;
algunos se enquistaron entre hondos rescoldos con los primeros
     muertos.
Mis vértices invernales en los caminos despóticos de una travesía
     sin reliquias y sin puentes:
un anecdotario de ignominias, de hambre, de exterminio.
Mis vértices de mejor coraza vomitados entre las cabelleras de
                                                                                          [una herrumbre
     sin labios que transporta la narcosis,
únicamente la narcosis,
apenas el perfil de un espasmo
inoculado en la fisura de la absolución.
Ningún tóxico puro en estos vértices que adulteran el vacío.
Aunque en todos,
como la cicatriz de pólvora que disuelve a través de la huella los
     agrestes nervios,
se talló la escarcha de una involuntaria sacudida:
mi secreta entrega por derrotar el vértice que se taja y que me
     mutila.
El mísero reverso frente al tribunal.

                                        2-octubre-2015