jueves, 1 de octubre de 2015

Me fragmento en mi planicie; me expando en mis
                                                                  [paupérrimos címbalos.
Yo, que rugía para ser reflejado en la alta cima por un
     océano de caballos
antes de precipitarme en un clamor en los ojos del silencio,
me niego a callar.
Estoy convencido que no seré jamás rey en el palacio de las
                                                                                       [Hespérides,
el sagaz sol de una órbita mística en el centro de la
     voz archipiélago
anunciada en un desierto y hecha baliza por el avance de la
                                                                                                     [lava,
el bulbo invernal,
el que no permite arquitecturas para las acometidas de la car-
                                                                                                     [coma
     y de la erosión,
sino el voladizo de un andamio poniente como fuga y un es-
                                                                                                 [combro
     de hemorragias internas.
Se enquistaron tambien las ruedas que se expedían según la a-
                                                                                            lienación de
     los sexos,
esos que se guardaban con el jadeo del infuso arado
y en los que retorcíamos el polvo desde dentro, lo mismo que
     a un combatiente
la violencia que provenía de otro caos salpicándonos las ar-
                                                                                [terias, las vísceras
     y la médula.
Se ahorquilló tu torrente junto con la prótesis de las estrías.
Se amordazaron tus inoxidables danzas bajo el tocado de los a-
                                                                                                  [tropellos.
Ahora soy tu usufructuario.
Estás atravesado en privado rincón entre mis propias agujas,
más derrotado que mi grito, que cualquier epidemia,
y traicionas el secuestro meciendo los retratos de la máscara y del
     humo,
como si me regiera una parte de rabia por el vasto
     anonimato
en manos del inútil torno de la génesis.
¿Y no habrá nada en este forjado que me encarame a las fauces?
¿Nadie que se eleve a vengar en mi lugar la horca de otro
     gramaje inarticulado?
No exanguinemos los cuervos, esos lugartenientes
que acuchillarán hasta las últimas babas de mis cenizas con su
     expresión;
no exanguinemos el trisquel que se tamizará girando en las cerra-
                                                                                                             [duras
     que lacro
como enervado por la precisión, si no por la conciencia;
únicamente que me habitúe la libertad aunque carezca de
     parte de su forma,
esa que tendrá que tratar cara a cara con los vientos que no me en-
                                                                                                           [vuelven
incordiando con la incisa materia a todas horas.
Que defienda con ella los barrotes autómatas, que se tajen los vértigos.
¿O nada surgirá, como si jamás hubiese habido un trance?
¿Otra vez las mismas nociones sin hondura sobre el empedrado,
el mismo cálculo erróneo en los cuerpos, semejantes rotativas de pén-
                                                                                                                 [dulos y
     de nudos?
¿Y todavía ni un estigma entre la masa,
ni una huella de mi sombra por un momento, ni mi precoz travesía
     a través del tiempo?
Así, aunque no entorpezca fronteras, ni muros, ni estrechos,
incluso menos que un lapso de luz deslizado en la punta de
     la lengua,
muero por la palabra.
Me adoso en mis vapores alcohólicos, me oculto bajo mis
     cigarros y mi botella.
Tú horadas entonces en mi diluvio tu guarida de alimaña,
me vejas y atacas mi orilla en este incruento vórtice en
     que me hallo,
como si cada obelisco hubiera sido cuidado para ti,
como si yo no fuese otra cosa que un intérprete de las
                                                                          [peores negligencias
o una absurda contradicción de la naturaleza que siempre fracasa.
¿Habrá columnas de agua donde depositaré el aliento?

                                    1-octubre-2015