jueves, 29 de octubre de 2015

De pronto nadie alrededor, y nada, nada más que sombras,
sombras en la casa, sobre todo en el cuerpo,
un anaquel de sombras, arreciando en veneno, y un vacío
hacia la luz, en alguna ventana, desplegándose. Las sombras
tienen la energía del divorcio de mi espiral, odiosas como un eclipse
de vientres en los zapatos, impregnadas
de un reflejo fiel o astuto que se licúa por mis colinas.
Yo no les grité esta derrota del equipaje, que sin ningún aviso
                                                                                    [ahuyentó el tren.
Ellas solas vuelven a anticiparse en el contorno de la tormenta,
                                                                   [aplastándose contra el infinito.

Por debajo de mis pies juegan las toxinas en profecías crónicas,
                                                                                                     [disyuntivas:
informes de narcosis opaca saqueando en unas arterias roídas.
Su ritmo es lo único que distrae, hurgando, golpeando.
Es poco probable que la nitidez vuelva a desquiciarse.
Las brasas entrevistas, duras, forman como si cobijaran oscuridad en
                                                                                                        [el núcleo.
Me acerco a un remolque con sombras tan hondas que semeja la
                                                                                         [memoria del abismo.
Con sus proyecciones tan bifurcadas y los polos de su herrumbre
                                                                    [planeando en un nimbo cadáver.
Se han gangrenado tanto de improviso que siempre vuelven los ojos;
                                                                                        [escarban en el éxtasis.
Un movimiento más, y adiós al remolque y a las sombras.

La verdad que alimenta la lámpara ahora es la nitidez.
Pero brotando entre las piedras, un preludio irreal se corta dentro mía,
tajándome en la voz su tórrido ángulo.
Estas piedras son demasiado ajenas y huidizas como para haber
                                                                                                    [orientado el frío.

Me aventuro en la grieta, biografiando la ficción de los cometas. El
                                                                              [primer cataclismo me arroja
contra el filo innominado de las piedras, y el filo es un meandro humeante
que no cultiva nada, nada excepto un ansia rígida
de mecanismo errante y obtuso, y un aullido de
                                                                            [algodones
encrespando una y otra vez un tránsito fatal.

                                            29-octubre-2015