viernes, 11 de septiembre de 2015

Siempre entre ambos hubo una escoriación antigua
-la ventana caritativa rota por el viento de la
                                                      [insatisfecha hipótesis-
que deviene hoy en la figura de un relámpago,
una noche que taja con el insomnio herrumbroso y
                                               [una mortaja sedimentada
     en el polvo,
que se abre y no es otra cosa que un mendicante
                                                           [vagabundeo de pus
sin crónica y sin rastro,
sin ninguna crisálida a la que embargar como no sea
                                                                    [el reflejo de los
     fragmentados raíles
-¿y por qué?¿y por qué la abdicación de esta pureza tras
     infames realidades?-,
y en el que todavía se pueden adivinar,
desharrapando las brasas seniles de las epidémicas horcas,
éxtasis que eclipsaron como rituales los lazos del cuerpo
con un grito limpio que tendrá ahora la indolente huella
     de la ansiedad
allí donde cargue mi hambruna,
allí donde escriban nuestras manos cicatrices de caderas
     ya incompatibles,
llagas inútiles del deseo,
como en esos inviernos complacidos fácilmente por las
                                                                       [semillas de nuestra
     losa,
aquellos que acudían a generar la raíz en nuestras arterias y
                                                                                          [el árbol en
     nuestra médula,
y que extinguen aquí, hoy, entre tú y yo,
sus vigorosos ecos gangrenados por el filamento ruín de la
     distancia,
esas rompientes que erosionan empujando la demora de
                                                                            [una puerta hacia
     un fondo de vacío,
entre empedrados que visten sólo ahora su textura para huir,
únicamente para huir sin mirar atrás,
igual que aquel húmedo febrero ante las ilesas fuentes de
     Bernini,
el desplante seco,
como la música equivocada en el océano
o el desgarro de la carne contra un duelo de urdimbres
     malditas
por cuya estocada estallaron los mármoles que habían sido fábula,
para aniquilarse en este sudario con tintes de alquimia,
y derrotar como derrota una bestia de marfil ejecutada en
                                                                                                  [avernos y en
     desiertos
en esas fronteras donde alguna vez vez camina la virtud
portando cadenas erróneas,
imágenes que concluyeron para siempre su columna y su cúspide,
ruinas abstractas proscritas en los párpados revueltos del eccema
-eso que ahora es papel de olvido, notas de carcoma,
allí, en los armarios inmateriales de la vida-,
circunloquio de unos glaciares vestigios ilusos que se agitan sin
     motivo
y permiten concentrar nuestros pedazos de alerta en la sombra
     de esa misma escoriación,
punto final del equipaje.

                                                  11-septiembre-2015