lunes, 7 de septiembre de 2015

Si puedes depredar debajo de las axilas,
de tantos patrones y de tantas oberturas como asedian el
     lugar de otra lengua,
si puedes disputarte todavía un poco más el aliento,
aunque no haya límites ni recuerdos,
ensancha las corrientes, el humo o las calas de la boca, lo que
     quieras,
y hurga con tus manos de saliva apresurada muy lento, hasta la raíz del
     signo.
¿Qué vagido extrañas tú después de los estímulos y las deudas de aquello
     por lo que te encadenaste?
¿Qué tregua tuya se invierte con el deseo y remonta la bruma del
     grito?
¿Qué noche saluda tu savia en esa fisura donde ondula la luz?
Quizás entre las fibras secretas que agriaron alguna vez el árbol
     y el camino,
tras una vaina en marcha hacia los ojos,
te entregues nuevamente, casi fronterizo en el envés de otros silencios,
como si guardases germinando un testigo en alguna piel extranjera
     y a contracorriente.
O tal vez ya ni pujes, ni audiencia ni fuerzas;
tal vez ese augurio donde supiste detener las estaciones,
muertas las máscaras o tan corruptas como impregnadas en sal,
honren menos el espíritu que un puerto de suburbio:
un declive de poco peso donde siempre fue reacia la alabanza,
además de un remanso de infortunio arbitrando la desidia entre una
     orilla y el ansia.
Y quizá sea nocturna la crónica de las catástrofes,
puesto que tú militaste en la trampa y el hastío,
tras segar bajo los hierros de parajes estremecidos
para ser al fin subasta,
desmembrado en laderas de pueblos violentos;
tu edad entre cenizas, entre el jugo de las brasas,
     entre los trayectos del relámpago,
y tu cicatriz abierta y pútrida arrojada a los buitres.
Es algo que impuso la sombra.
Pero hace falta una mejor mortaja. No es suficiente el ocio de las bestias.
Prefiero creer que fuiste la prevaricación de un semen cualquiera
bajo el peso de unas vísceras negras
que el tiempo foráneo de una bulimia impuesta.

Seguiré acuñando primeros vahos mientras los reptiles
enmarañen el flanco viudo de tu nombre.

                                7-septiembre-2015