miércoles, 9 de septiembre de 2015

No soy quien de claudicar, porque los gatos se han refugiado
     entre mis manos y los sueños surcan 
                                                    [distancias de olvido. Como
                                                                          a través de la ceguera
del horizonte toco las cicatrices que acercan a este cuerpo la
                                                                                                     tiniebla
     y los irrelevantes interludios de los que, caminando
entre ríos y montañas, he respirado la luz,
     de los pechos de muertes sobre los relieves del espejo
que esconde a la sombra su temor,
     en los puentes y en los túneles, que refugian de las
                                                                           fauces de las bestias.
Claudiqué, cuando era un borracho y bebía mis licores
     y no reparaba en el alacrán que traicionó mi caricia
como si hubiera alzado los puños, como si pudiera desgarrar
                                                                                                  las piedras
     e inculcar en los astros un nuevo volúmen de vida,
así como extender el aroma de las guaridas que me arponean, 
                                                                                                            ya que
     no podría apagar mis crines a menos que llegase la sed
                                                                   con el cántaro de la expiación.
Sí, desperezo mis nidos y las semillas de la palabra,
     el peso que brota de la piel sobre el alma
al plebeyo ladrón que se deshace ante los labios hacia la hondura
     de mi árbol, en el que quisiera tatuarme, aunque tenga que 
                                                                                                       aniquilar
ese árbol, en un abismo pasional y desatado, ese árbol
     que en otros océanos se desvanecía sobre hermosas caderas y
                                                                                 [discurría
                                                            por los silentes vientos de la esencia,
ese árbol que se asfixia en los sexos, que ha
                                                 sangrado en las buhardillas
     por el deber de abrazar las cenizas de los déspotas
                                                                carceleros de las luciérnagas,
ese árbol que escucha ladrar los perros antes de que tañan
                                                                                            las campanas,
     que practica felaciones en cuartos oscuros
al margen de las espadañas,
     en la fisura de los vomitos,
     en la fisura del desprecio,
     en la fisura de la sinrazón,
     en la fisura del espanto,
ese árbol que lucharía por contemplarse 
                                                  [en el agua, para trascender
                                                                                        como un hombre,
y como los hilos del fuego ante cualquier evasiva, que no lo
                                                                                                   privilegie,
     para detener el ascenso de los 
                                                    cuervos,
de estos cuervos del vacío.

                                            9-septiembre-2015