viernes, 18 de septiembre de 2015

Nadie me devolvió la sombra, ni la quietud del silencio, ni
     el dolor de la luz.
Aunque hace demasiados años que
                                            [cuelgo estas cenizas en el núcleo
     de la herida,
donde los huesos se colapsan porque sí, la soledad quiebra
                                                                                 [las sobredosis
y en la angustia más opresiva se añora el insomnio.
Igual es el lugar de la lepra, o quizás el fortín de la mandrágora.
Desconozco si había cripta; ya no recuerdo
como se anida en semejante alquimia y sus añicos de cinismo,
o acaso me equivoque y sea el tiempo para las catástrofes y el
     desafío de las bestias.
Aquí la historia arde, desdeñosa, porque no admite estirpe alguna;
apenas agravia el delirio, siempre redimido por los
                                                                           [inútiles contrapesos
     de la balanza,
y aquello que tanto sublimé se olvidó en la intemperie
o me fue hurtado por una herrumbre salvaje que seduce y aniquila
y en cuya execrable lascivia se camufla tal vez el absoluto.
¿Cómo derivé en este albergue carente de arterias y de vértices?
No he legitimado emociones ni praxis de ventrílocuo como
                                                                                [asidero del abismo
     para la defensa.
¿Y qué alas alimentar, si todos los vientos me desplazan aquí,
como en los desahucios de las esferas del no?
Puede que no exilie de nuevo mi equilibrio
                                                               [únicamente porque ciertos
     relámpagos me subyuguen
sino porque es el parásito de mi utopía y la frontera de mis células.
Lo forzó el naufragio cribando con mi huésped en las costuras;
lo vaticinaba el ritmo de este lugar aún blasfemia en los labios;
lo sentencia el estigma de tu huella en la escalera del feroz día,
ahora que te acercas, ahora que me fracturas, ahora que eres.

                                    18-septiembre-2015