martes, 29 de septiembre de 2015

Hoy caminas a tientas de las imprecisas amenazas del muro.
Encabezas la sombra igual que un trastorno, de perfil contra la
                                                                                              [indignidad,
envalentonada por el peligro de tu caudal oscuro,
tan paciente y temeraria como el torrente de la inevitable
     vileza.
Huyes sin añorarme, el vestuario de carcoma hasta los pies
y aquel sueño desvencijado de oponer la memoria al polvo
-ese que traté siempre y permanece a mi lado
     todavía-,
y sobre tí ese azar de cuervos premonitorios, malhechores,
                                                                                             [estériles
que se conducen a la señal de la ignominia o al vocablo de la
                                                                                        [insubordinación
y semejan la porfía de una intemperie o el entrecortado relato de un
     insomnio.
¿Y si te acompañasen hechizos?
¿Y si fueran mi oráculo y su semántica terquedad, uno solo?
Puede que no consigas adivinarme, reconcentrada en la
                                                                            [pólvora por como te
     propagas
y con las arterias más expuestas que cuando abordabas los
                                                                                        [cristales entre
     tantos delirios.
O quizás me he envuelto en silencio y por
                                             [inerme, por cerrado, por inescrutable,
no te impugno la labor, no interrogo el auditorio, y me reduce tu
      pudor.
Tú despiertas en cualquier búsqueda y yo no
                                                                  [encuentro muchas huellas.
Habrás hurtado, como una vulgar ladrona, en el incógnito
                                                                                         [laberinto que a
     espensas de su exterminio,
camuflado por el miedo y el terror al vacío,
empuñaba la espada en el valle de las ruinas y la aniquilación;
y quizás enervases con gesto malicioso al púber lazarillo
que asalta la trinchera y que instala en su centro
                                                                          [un horadado corazón;
y acaso descifrarás, sin reductos que se encrespen, todos los densos
     ángulos de la existencia,
cuando la aguja no enhebraba la noche, pero la
                                                                       [hemorragia continuaba,
     imparable,
porque afectaba la llaga paliativa de la muerte.
¿Y no ondearás un nuevo signo? ¿No ampararás ningún pequeño
     entretenimiento?
Únicamente un mísero artificio, uno solo como
                                                                          [aquellos con los que yo te
     embridaba a un caballo
esculpiéndote la alegría, formulando para ambos
                                                                        [una nueva estrategia,
incluso unas blancas horas, un libre albedrío,
a través de los andenes, las cloacas y el escarnio de los
     suburbios.
¡Cuántos espasmos insólitos en la buhardilla del agua, en el infinito
     desnudo!
Y ahora te abandonas, te entregas, te dejas amputar sin
                                                                         [pronunciar las vocales,
sin encender un fuego y remover algunas cenizas,
sin enumerar los escalones que causaron la humedad y
                                                                           [dilataron el iris,
tras los matices de un vórtice y una promesa que
                                                                     [cancelen una rendición
     igual,
una perpleja semejanza que defina un titubeo,
pues esa era la melodía de la atracción
aquellos días,
al fragmentar esas orillas impuestas de las que ninguno quería partir.
Pero éste no es nuestro mar ni esos nuestros barcos,
y aunque apenas respiro, inmerso en una soga de otros abismos
     que nada tronza,
que se ahínca en la piedra sin dejar una fisura por
                                                                      [donde poder escapar,
yo sostengo un rayo y tajo en el inclemente reloj las arenas.

                                            29-septiembre-2015