sábado, 5 de septiembre de 2015

Escualo suicida te ciega la caricia anónima
     cuando la lepra del discernimiento nos amortaja en
el salterio
                 y en vano una ciega espada estrecha sus ancas.
Tú saldrás de este reducto de lona
           mientras guardo la vara
con que te escribo en la nevera.
     No es delito tu relieve ni tu venganza
-heredero de gusanos y sórdidas arañas-,
     pero sí la tumoración abisal agazapada en las venas.

Bebemos dormidos la geología razonable;
                                                                           no en Rusia,
                                                          allí las niñas saltan a la comba
                                                       y vomitan el vodka de los bosques.
Hacen que nuestra sangre vuele, reaccione a los silbidos
     -castas criaturas hijas del diablo-;
partículas que al desatarse son el porte de lo evidente.

                 Víctor Pérez/alberto davila