jueves, 10 de septiembre de 2015

Es suficiente hendir algún silencio
y escuchar la orilla soliviantada
por una red de agua
y la salobre espuma trashumante
para entrar a mi cripta;
he dibujado cientos de espirales sobre las piedras,
cientos de espirales ocupando unas manos
que no me pertenecen,
he caminado largos trayectos junto a la sombra
                             [de las pirámides de esta ansiedad
     obscura;
si observo en los márgenes de una herida, hallo mi
                                                                         [firma más
     antigua suspendida en las cicatrices, en las llagas,
semeja que mi escalera crujió aquí antes que la mis-
                                                                        ma ansiedad,
pero no es cierto;
fuí conducido hacia esta mortaja por una corte de
                                                         [alucinaciones crueles
con la sola intención de doblegarme para aquellos
                                                                   [venenos que
     se me inocularán en adelante
y por los que he de abrirme con dignidad,
con la urgencia de quien ya peleó bajo la soga
y fue derrotado.

                                   10-septiembre-2015