lunes, 28 de septiembre de 2015

En septiembre las paredes excretan el barro que sobrevuela
                                                                                            [una avispa
en la aproximación al desencanto, en la vértebra de olor
                                                                                              [de la vaca,
y, derivadas de sombra, impregnan con sus efluvios, se disemi-
                                                                                              [nan tristes-
como si un reacio pulso, la pelliza de su sal, las empolvase en el
                                                                                                    [hambre.

La cavernosa claridad se deteriora con huesos y corteza en ellas,
así mudas, inmóviles, agotadas en el bostezo de su
     frenesí,
roncas en su reproche, por un delirio guturales
únicamente a raíz de otras tensiones oblongas para los dedos;

palpables sólo en todo su vacío, y que flagelan
sus ecos y hendiduras, impacientes y crespas, la mezcolanza
de sus emanaciones y el remordimiento de sus fisuras, cuya
     desvergüenza
te arrastra, tal vez de nuevo, a tu glacial probeta.

Ese hambre es como la herrumbre. ¿De dónde? De la violenta calima
y del torrente que en sus arterias se desmenuza
como un tumulto, quizás nocturno, que no escupe
soledad, silencio, únicamente un testimonio resquebrajando
                                                                               [embrionario las manos
junto al yugo, allí donde la espuma se escapa entre las voces,
una huella mohosa, la esquirla de un cielo exiliado, la por completo
                                                                                                             [incapaz,
     seca
crisálida en el ángulo de un siglo, bordada entre sus nervaduras,
e hilos con un vaivén azuzado sobre el horizonte.

                                         28-septiembre-2015